25 septiembre, 2018

“Nuestras organizaciones necesitan una nueva orientación”

Wilder Sánchez es representante de la Confederación Campesina del Perú (CCP), el gremio agrario más antiguo en el Perú. Actualmente preside esa agremiación, que ya tiene 70 años.

—¿Cómo ve la posibilidades que se pueden abrir o no para la agricultura familiar de prosperar este tratado transpacífico, la Alianza del Pacífico?

—A primera vista vemos que después de la derrota del ALCA, Estados Unidos trata, de una u otra forma, de involucrar a América en sus propósitos. Vemos con mucha preocupación este tema, porque lo que pretenderían es la producción de nuestros pueblos.

Nosotros como campesinos producimos básicamente para el mercado interno, y eso traería algunas dificultades, porque en primer lugar pueden emocionarnos en el sentido de que se produzca para los países de Occidente. Ya tenemos experiencias de ese tipo, en Perú tenemos un tratado de comercio con Estados Unidos y no tenemos ningún resultado, no solamente es para los grandes, sino para la pequeña agricultura. Lo estamos evaluando, pero consideramos que no traería beneficios para la pequeña agricultura.

—¿Cómo es la situación de las políticas diferenciadas para la AF?

—Ese es el problema. Lamentablemente en Perú tuvimos un proceso de reforma agraria en el que se dijo la tierra es para quien la trabaja, pero no fue una reforma agraria integral, porque no es solamente dar la tierra, se trata también de subsidios, dirección técnica, muchos elementos más. Lo que está pasando hoy en día lamentablemente es una reconcentración nuevamente de la tierra, y esto es muy peligroso para nosotros, porque en pueblos enteros se está dando más prioridad a la gran agricultura, y la pequeña agricultura lamentablemente se confunde.

En Perú recién hemos logrado conquistar una ley para la pequeña agricultura, pero si esta ley no tiene recursos, lamentablemente va a quedar ahí. Entonces lo que nos preocupa sumamente en este tipo de políticas diferenciadas no se ve en el Perú. El Ministerio de Agricultura y Riego, que es el encargado, no tiene en la práctica una política para la pequeña agricultura. Estamos sumamente preocupados. Y encima de eso, lo que está hoy en riesgo para los pueblos, para los campesinos de Perú que trabajamos directamente en la pequeña agricultura, es la propiedad, la tenencia de la tierra. No se ha culminado el proceso de titulación, entonces las comunidades campesinas que somos dueñas de la tierra estamos en serio peligro.

—¿Cómo evalúa esta reunión de Coprofam?

—Hoy nos encontramos con que la Coprofam está en un nuevo rumbo. Creo que el trabajar directamente el tema de políticas públicas, el haber promovido políticas públicas para la pequeña agricultura es fundamental porque nuestras organizaciones necesitan una nueva orientación. Necesitamos ligarnos a la producción, necesitamos ligarnos al mercado, y eso es la perspectiva de Coprofam. A esto hay que agregarle el componente de lucha, de movilización. Es una asamblea, un evento muy importante hoy, en estos últimos tiempos, y que ayuda también a mirar el contexto, la coyuntura en estos países donde está la Coprofam. Y con variables en cada país, es un desafío. Yo soy optimista en que vamos a lograr muchas cosas juntos.

Be the first to comment

Leave a Reply