17 diciembre, 2018

AFCI: seguirá siendo clave para el país

Lunes, 20/08/2018

El gobierno del presidente, Mario Abdo Benítez, decidirá el destino, para el bien o para el mal, de las generaciones futuras del Paraguay. El periodo presidencial (2018-2023) comprenderá un periodo, determinante, que forjará la vida de la Republica y de sus habitantes por las próximas décadas. Se debe realizar importantes negociaciones y el cumplimiento de los compromisos asumidos con los organismos internacionales. La agricultura familiar campesina e indígena (AFCI) seguirá siendo clave e indispensable para el desarrollo y crecimiento sostenible del país.

El Paraguay, como signatario de la Agenda 2030 de la ONU, se ha comprometido a designar los recursos necesarios para implementar y cumplir los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y 169 metas e indicadores interrelacionadas en sus dimensiones económica, social y ambiental. El éxito de la implementación o el cumplimiento de la Agenda 2030, en gran medida, dependerá directamente de la importancia que concede el gobierno [la nueva administración] a la agricultura familiar campesina e indígena.

Esta dependencia [de la agricultura familiar], quedo demostrada durante el periodo del gobierno saliente, cuya administración ha ignorado y abandonado a la AFCI, que impacto de manera negativa en la calidad y condición de vida de la población, provocando la subida del costo de vida. En los últimos años, según los últimos datos oficiales, se comprobó el aumento de la pobreza y de la extrema pobreza, principal causa de la migración masiva a otros países, tanto de la ciudad como del campo, principalmente de jóvenes.

Además, el fortalecimiento de la AFCI significará mejorar la calidad y condición de salud de los habitantes, actualmente el 32,7% de los adolescentes paraguayos padecen sobrepeso y el 56,7% de los adultos. La obesidad afecta al 22,8% de la población. La desnutrición, según la ONU, afecta entre 25 y 35% de la población, es el país con mayor índice en Sudamérica. Son resultados de los malos hábitos alimenticios.

La realidad nacional demuestra que el país está marchando a la dirección opuesta de los objetivos del compromiso asumido. La Comisión ODS Paraguay, con la administración saliente, no ha abordado la problemática desde esta perspectiva, esperamos que el nuevo gobierno tenga bien claro, que el cumplimiento de la Agenda 2030, los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y los 169 metas, el desarrollo y crecimiento sostenible, será posible si prioriza y reconoce la importancia en lo económico, social y ambiental de la agricultura familiar campesina e indígena.