10 diciembre, 2018

Contag participa de la construcción de indicadores para el monitoreo de las políticas agroambientales en América Latina y el Caribe

Promover la viabilidad económica y la sostenibilidad en la producción de alimentos, con la conservación del medio ambiente y de los recursos naturales para reducir la pobreza rural y la inseguridad alimentaria, así como los impactos del cambio climático: este es el principal objetivo del Proyecto de Fortalecimiento de Políticas Agroambientales firmado por el Gobierno brasileño y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en 2012, en el marco de la Conferencia Rio + 20 y que está llegando a su fin en agosto de 2018.

Para presentar los resultados del proyecto y discutir los desafíos para la continuidad de los procesos de implementación de las políticas agroambientales, se realizó hoy (24) en el Ministerio de Relaciones Exteriores una reunión en la que se discutió también el documento final regional que sistematizará los indicadores de monitoreo de las políticas, políticas agroambientales en toda América Latina y el Caribe.

Por su parte, el gobierno brasileño, con el apoyo de la Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe, se ha ampliado a la pauta del Proyecto de Fortalecimiento de Políticas Agroambientales para otros países de la región, además de Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Panamá, Paraguay y, recientemente, El Salvador. Se desarrollaron estudios en cada uno de esos países y se construyeron en 2015 las Directrices Voluntarias para Políticas Agroambientales en América Latina y el Caribe. Además, se propuso también elaborar indicadores para monitorear el progreso de la implementación de esas políticas en los países de la región, en convergencia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, que deben alcanzarse para 2030.

En Brasil, la elaboración de estos indicadores cuenta con la participación de representaciones de la sociedad civil, entre ellas la Contag, que contribuyó con propuestas relativas a la agricultura familiar alineadas con los ODS, especialmente el Objetivo 2, que trata del Hambre Cero y Agricultura Sostenible. El camino para la construcción de estas referencias fue largo e incluyó la realización de talleres nacionales y regionales en los años 2016 y 2017 para discutir, elaborar y presentar los indicadores.

“La agricultura familiar tiene un papel fundamental en la producción de alimentos saludables, en la preservación del medio ambiente, en el desarrollo rural sostenible y solidario y en la soberanía y seguridad alimentaria y nutricional”, destaca el vicepresidente y secretario de Relaciones Internacionales de la Contag, Alberto Broch . “Entre tantos retrocesos por los que estamos pasando, este fue un momento importante, pues destaca la necesidad de que los Objetivos del Desarrollo Sostenible sean alcanzados por Brasil y otros países de la región de América Latina y el Caribe”, completa el dirigente.