17 diciembre, 2018

FAA ante los anuncios del gobierno argentino, frente a la emergencia económica

El 2 de septiembre de 2018, el presidente de la República Argentina, Mauricio Macri, realizó una serie de anuncios ante la crisis que atraviesa el país, a la que denominó “emergencia económica”. En este sentido, indicó que se eliminarían ministerios (luego se sabría que una de las carteras que se degradó fue la de Agroindustria, que pasó a ser Secretaría de Gobierno y a depender del Ministerio de Producción y Trabajo). También informó que se reforzarían algunas ayudas sociales y se aumentarían los impuestos a las exportaciones. Al referirse a las retenciones, dijo Macri: “Sabemos que es un impuesto malo, malísimo, que va en contra de lo que queremos fomentar que son más exportaciones para fomentar más trabajo. Pero les tengo que pedir que entiendan que es una emergencia y necesitamos de su aporte”.

Frente a estos anuncios, el presidente de Federación Agraria Argentina, Omar Príncipe, aseguró: “Se condena otra vez a los pequeños y medianos productores, sin diferenciarlos, a pagar más para sostener la timba financiera y al FMI”.

El federado aseveró que no se trataba de buenas noticias y que desde la entidad estaban muy preocupados. “Los pequeños y medianos productores ya veníamos complicados, con falta de financiamiento, inflación y suba de tarifas, más altísimas tasas de interés. Nada de lo anunciado apunta a solucionar esos problemas, ni recoge ninguna de las propuestas que hemos acercado al gobierno nacional en los últimos meses”, dijo.

En sus declaraciones, el titular de FAA expresó que estas medidas implicarían que existieran dos tipos de cambio distintos: “uno para pagar insumos y otro para vender, con retenciones. En trigo o en maíz, habrá que restar el 10 por ciento al valor, con un trigo ya sembrado se cambia la reglas de juego. Hay muchos que se endeudaron para sembrar maíz y se modifica el escenario”. En este sentido, Príncipe sostuvo que las medidas afectaban más fuertemente a los productores de menor escala y a los de las economías regionales, en especial porque no prevén diferenciaciones.

Y reflexionó: “Es importante preguntarse para qué se nos pide el esfuerzo a tantos argentinos. Porque ahora resulta que estamos pagando el costo, junto a los trabajadores, los jubilados, las pyme industriales, de una fiesta que se armó para garantizar la renta financiera. Todo esto, ¿es para cumplir con el pago de los intereses al Fondo Monetario Internacional? Se castiga a la producción, a quienes generamos valor agregado y mano de obra, se nos sube impuestos, para cumplir con el sector financiero”. Asimismo, indicó que consideraba que se trataba de un error del gobierno “que no habla de por qué no hace liquidar a los exportadores o les permitió adelantar la inscripción en estas horas, como tampoco aplica control a la fuga de capitales o las importaciones”.

En sus declaraciones a la prensa, el presidente de FAA remarcó que no debía ubicarse a todos los actores en el mismo nivel, puesto que los pequeños y medianos productores, las economías regionales, el movimiento cooperativo y los de menor escala no cuentan con acompañamiento ni financiamiento por parte del Estado. “Estas medidas son un paso más hacia la desaparición de muchos productores y mayor concentración, como ya está pasando con las economías regionales y en la pampa húmeda con tamberos, porcinicultores y en otras producciones”, concluyó.