17 noviembre, 2018

Después de 12 años de Ley Maria da Penha, el enfrentamiento a la violencia contra las mujeres necesita ser intensificado

La Ley 11.340 / 2006, conocida como Ley Maria da Penha, cumplió 12 años en agosto y es uno de los símbolos de la lucha por el enfrentamiento a la violencia contra las mujeres al hacer más rigurosa el castigo para agresiones cuando ocurren en el ámbito doméstico y familiar. Sin embargo, a pesar de los avances, faltan políticas públicas para que el dispositivo sea implementado de forma efectiva en el país. Las mujeres del campo y de la ciudad continúan siendo asesinadas, violadas y asediadas diariamente y lo que vemos es crecer la impunidad con tantos casos sin solución.

Hace unos días, el Portal de Monitoreo de la Política de Enfrentamiento a la Violencia contra las mujeres presentó los resultados preliminares de investigación que está realizando el Instituto de Investigación Económica Aplicada (Ipea) en asociación con el Consejo Nacional de Justicia (CNJ), que mide la calidad de la atención del Poder Judicial a las mujeres víctimas de violencia. Aunque es preliminar, la investigación ya apunta a la existencia de problemas en la resolución de los casos de violencia de género, entre ellos, la falta de jueces en audiencias judiciales de violencia doméstica e insuficiencia de la atención psicosocial a las víctimas. Hoy, en promedio, sólo el 37% de los casos de violencia contra la mujer son solucionados en el país, apunta la investigación.

El año pasado, los tribunales concentraron casi un millón de procesos relacionados con la violencia doméstica. Más específicamente sobre feminicidio, asesinato cometido por violencia doméstica, por odio o preconcepto contra mujeres, durante el año 2017 fueron más de 10 mil procesos sin respuesta de la Justicia y más 2.643 nuevos procesos aguardando juicio.

Por lo tanto, al analizar esos y otros números, está claro porque el Anuario Brasileño de Seguridad Pública apuntó que Brasil se ha vuelto más peligroso para la mujer.

María da Penha, que dio nombre a la Ley 11.340 / 2006, por sufrir dos intentos de asesinato por el compañero en la época y quedarse tetrapléjica en consecuencia de violencia doméstica, fue víctima también de la morosidad de la Justicia brasileña. Su proceso tramitó 18 años sin sentencia definitiva, hasta que llegó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (CIDH / OEA), que condenó a Brasil por omisión, negligencia y tolerancia en relación con crímenes contra los derechos humanos de las mujeres.

La Comisión de Derechos Humanos y Legislación Participativa (CDH) celebró Audiencia Pública Interactiva para debatir los “Doce años de la Ley Maria da Penha”, requerida por el vicepresidente de la CDH, senador Paulo Paim (PT- RS). La secretaria de Mujeres de la CONTAG, Mazé Morais, fue una de las invitadas.

La dirigente de la Contag reconoció la importancia de la Ley Maria da Penha, que salvó la vida de muchas compañeras, por lo tanto, cobró su cumplimiento. “Nos gustaría celebrar los 12 años de la Ley Maria da Penha con muchas conmemoraciones, pero cabe las lágrimas de dolor por las compañeras asesinadas y mucha indignación”.

Mazé también presentó otras formas de violencia contra las mujeres. “Además de los datos asustadores, las mujeres también estamos siendo violadas por las medidas del gobierno golpista que se expresan en la aprobación de la Enmienda Constitucional de la congelación de los gastos públicos, de la reforma laboral, además de otros intentos de retirada de derechos y la reducción en más de 62 % de los recursos destinados a la política de Igualdad y Enfrentamiento a la Violencia contra las mujeres a nivel federal “, subrayó.

La secretaria de Mujeres de la Contag destacó, además, que la Marcha de las Margaritas siempre denunció la violencia contra las mujeres y que, en 2019, en la sexta edición de la Marcha, el tema permanecerá en la plataforma política y siendo una bandera fundamental. “Las mujeres trabajadoras rurales seguimos en la lucha por el fin de todas las formas de violencia, opresión y desigualdad, sobre todo en esta coyuntura donde el aumento de la violencia y del conservadurismo han aumentado de forma aterradora en todo el país contra las mujeres y las poblaciones LGBT (Lesbianas) , Gays, Bisexuales y Transexuales). Vamos a seguir organizadas para avanzar en la construcción de una sociedad sin violencia. ¡Tomemos unas a otras y seguiremos en marcha hasta que todas seamos libres! ”