22 julio, 2019

El feminismo de ayer y hoy

¿Qué es el feminismo? Desde el derecho a voto en 1934 para las elecciones municipales y en 1949 para las elecciones presidenciales y parlamentarias para las mujeres en Chile hasta este 2018, la integración al mundo laboral, la lucha contra el femicidio, el divorcio, el voto, el aborto, derechos civiles y políticos, todas luchas emancipadoras de las mujeres, todo ha sido a pulso.

Hoy observamos marchas por el feminismo, por una educación sexista, por la igualdad de derechos y deberes entre mujeres y hombres, en otros países como Islandia (220.000 habitantes) que estuvo presente en el mundial de futbol de Rusia, las mujeres resolvieron este tema paralizando el país en 1975 y de ahí en adelante en ese país, la mujer ha alcanzado igualdad de condiciones.

La abogada Elena Caffarena fue la impulsora de los movimientos por los derechos de la mujer. Durante la dictadura militar, el movimiento feminista tomó aún más fuerza debido a los atropellos a los derechos humanos. De acuerdo con registros recogidos por Memoria Chilena, cuando la casa de la abogada Elena Caffarena fue allanada por militares, ella les dijo: “Miren muchachos, yo voy a estar en mi pieza y no quiero ser molestada. Les recomiendo que antes de quemar los libros, los lean”.

La entereza de muchas mujeres ha puesto sobre la mesa el tema de género, de igualdad, de derechos civiles y sociales en una sociedad marcada por el poder masculino en lo religioso, político y cultural en donde el rol perfecto de la mujer es la crianza, la cocina y trabajos manuales menores porque el mundo de las ideas y de la construcción de sociedad está reservada para los hombres.

En lo escrito hay mucha Ley, prensa, libros, pero en lo cotidiano, a las mujeres nos siguen pagando menos por los mismos trabajos que realizan los hombres y las estadísticas indican que, a julio de 2018 se registran 20 femicidios consumados y 68 frustrados.

En nuestra cultura aún existe la creencia que el hombre puede controlar la vida y el espacio de la mujer a tal nivel que también puede asesinarla.

El feminismo es una búsqueda de igualdad de derechos entre hombres y mujeres, eliminando la dominación y violencia de los varones sobre las mujeres y de los roles sociales según el género.

Estoy casada con un hombre que es un gran compañero, no sólo porque compartimos roles, responsabilidades y nos apoyamos en los desafíos personales y profesionales, sino porque fue una decisión que él tomó, ya que, por origen y edad, debería engrosar la nómina machista del país. Sin embargo, optó por ser parte y construir su familia y no ser proveedor, por consolar a su hija cuando terminó con su primer pololo y no ser ausente de estos procesos de crecimiento y miles de actitudes que nos fortalece cada día.

Entonces, el cambiar a nuestra sociedad y enriquecerla en el desarrollo humano de las relaciones, del respeto y la consideración entre ambos géneros depende de una decisión, la de los hombres. Colaboración.

Mónica Pino Lara Ingeniera en Gestión Pública, Mucech Nacional.