18 octubre, 2018

Tenemos un desafío: frenar la expulsión de productores

Hace pocos días fui elegido por los federados, junto a Elvio Guía y Marcelo Banchi, para conducir nuestra querida entidad. En esta etapa continuaremos la senda que venían transitando nuestros antecesores en algunos temas, tratando de sostener lo que estuvo bien y buscando mejorar lo que no alcanzó, para mejorar. Para eso, buscaremos sostener la esencia con la que se fundó FAA: la lucha por el acceso a la tierra, que era la principal bandera allá por 1912 de los que gestaron el Grito de Alcorta.

Hoy tenemos un desafío en esta línea, que es luchar para que no haya más egresos de los campos. Que los jóvenes y todos quienes quieran producir puedan hacerlo en sus lugares de origen. Y eso implica seguir dando pelea para que no perdamos el orgullo por la tierra, por el trabajo y por lo que logra el trabajo sobre ella: la producción y los alimentos, que generan la soberanía alimentaria del país.

Se deben corregir las distorsiones que tiene la producción entre el precio que le dan a la producción y que le terminan pagando a los consumidores. Hoy hay mucha gente que no puede acceder a los alimentos que a veces a nosotros, por falta de precio, se nos terminan quedando en los campos, en las fincas, debajo de las plantas. O en el caso de la lechería, generando la pérdida incesante de productores tamberos.

Este es el desafío, que no es que lo vamos a venir a fundar nosotros, sino que lo debemos continuar y profundizar, porque es una lucha que hemos venido haciendo todos estos años. Hay situaciones extremas en donde debemos estar con mucho eco, generando las soluciones lo más rápido posible, porque los productores porcinos, tamberos, de economías regionales tienen una situación transversal que es la afectación por la baja o nula rentabilidad, que los va dejando afuera de la cancha.

Soy el primer presidente de FAA que proviene de las economías regionales. En esta gestión no va a haber diferencia ni de escala ni de lugar de donde sean los federados. A todos los vamos a asistir por igual. Por eso estoy acompañado por un vicepresidente que proviene de Entre Ríos, una zona que conjuga producciones de pampa húmeda con producciones de economías regionales y otro vicepresidente que viene del corazón de la zona núcleo, de Alcorta. Con estos perfiles distintos y complementarios representaremos todas las situaciones y tratando de resolver la mayor cantidad de problemas.

Haremos un trabajo fuerte para determinar en esta coyuntura qué somos, quiénes somos y a quiénes debemos representar. Para que, en el momento en el que tengamos que sentarnos a debatir, ya sea con las  entidades que conforman a la Mesa de Enlace o con las organizaciones sociales, lo sepamos. Con cada uno vamos a tener situaciones en donde vamos a tener coincidencias y en esa vía trabajaremos juntos. Y en otros casos, tendremos diferencias y trabajaremos por separado.

En esta línea intentaremos, más allá de que cada uno tenga pertenencias políticas, armar un gremialismo fuerte, liberado e independiente de cualquier color político y libre e independiente del alineamiento a la oposición o al oficialismo circunstancial que haya en Argentina. Eso nos debe dar la fortaleza y la autoridad para elevar la voz, cuando estamos ante situaciones críticas, en las que nuestros productores deban tener soluciones inmediatas.

Necesitamos que los gobiernos entiendan que si hay una cancha para todos, necesitamos que no nos hagan jugar a los de la categoría 2010 con los de primera división, porque si no, es seguro que nos van ganar por goleada. Nos tienen que hacer jugar en una cancha con condiciones igualitarias y, a veces, cuando no las haya, deben permitirnos tener segmentación de retenciones, segmentación impositiva, que nos den la posibilidad de que la escala no nos saque de la cancha. Eso va a ser un hilo conductor para nosotros y hay un fuerte compromiso para lograr que se corrija esa distorsión que a veces nos deja con rentabilidad negativa y con la más posible expulsión del circuito productivo.

Vamos a trabajar para que las mujeres puedan tener mayor incidencia en las listas de los próximos años, porque más allá de que conformen los centros de Mujeres Federadas deben integrar las nóminas de las filiales. Así, podrán tener la representación y venir como delegadas, para ser directoras en el CDC y tener la mirada mucho más amplia desde el género, sobre la producción.

Un capítulo especial es el de los jóvenes. Por ahí les pedimos arraigo y eso no se puede lograr si no les damos las condiciones. Los debemos preparar como corresponde, con las herramientas que les permitan profesionalizarse para producir y ser competitivos. Para eso, les daremos capacitaciones con contenidos en cada lugar del territorio, para poder incidir y que todos los jóvenes sean los que determinen el acceso y el arraigo.

Estas son todas aspiraciones con las que llegamos a presidir esta querida entidad, la FAA, en defensa de todos los campesinos, pequeños y medianos productores de nuestro país.