19 octubre, 2018

El presidente de la Republica considera ‘‘perjudicial’’ a los agricultores familiares vender sus productos directamente al Estado

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, objetó totalmente el proyecto de ley ‘‘Por el cual se establecen modalidades complementarias de adquisición pública para productores de la agricultura familiar y criterios para la realización de los procesos de contratación y selección aplicadas para estas adquisiciones’’. El proyecto de ley fue aprobado por el Congreso Nacional, en el mes de agosto, después de 5 años de estudios.

El ejecutivo argumentó, entre otras cosas, que la adquisición directa de los agricultores de la agricultura familiar por el Estado es perjudicial a los propios agricultores. ‘‘Que de prosperar esta normativa, sin contemplar el mecanismo de compra indirecta, se retrocedería en cuanto al avance normativo que permitió la inclusión efectiva de los sujetos de la agricultura familiar en la cadena de abastecimiento dentro de las contrataciones del Estado y perjudicaría seriamente al productor de la agricultura familiar, quien desde la implementación del referido mecanismo indirecto se ha beneficiado mayormente a través de este tipo de procedimiento, en comparación con la compra directa’’.

En la fundamentación de su decisión el presidente señala que el proyecto de ley instituye la compra directa, como único medio de adquisición de los productos de la agricultura familiar por el Estado. El decreto presidencial N° 299 por el cual se rechaza el proyecto de ley dice: ‘‘Que conforme con el Artículo 2° del Proyecto de Ley sancionado, la compra directa es el único mecanismo a través del cual el Estado podrá adquirir los bienes producidos por los productores de la agricultura familiar; en tales condiciones, una disposición de inferior jerarquía, como lo es el Decreto N° 9270, del 30 de julio de 2018, no podría incorporar ningún otro mecanismo, por más adecuado que ello resulte para los fines pretendidos en la disposición en cuestión’’.

Sin embargo, el referido proyecto de ley establece que las instituciones públicas cada año deberán destinar, como mínimo, el 5% del presupuesto de Adquisición de Productos Alimenticios (APA) para la compra directa de los productos de la agricultura familiar. Además, prevé el fomento del consumo de productos de la agricultura familiar en el sistema de comedor y/o merienda escolar. Tal vez, el sistema escolar representa el mercado más grande del país, teniendo en cuenta que los alumnos de entre 5 a 14 años en las escuelas públicas totalizan aproximadamente 1.100.000 niños.

En Paraguay, los agricultores han buscado la comercialización directa de los productos de la agricultura familiar sin la participación de los intermediarios, por eso la adquisición directa de la producción de la agricultura familiar por el Estado representa una forma de garantizar a los agricultores familiares un mercado seguro y la comercialización de sus productos a buenos precios.