17 noviembre, 2018

No hay bienestar con corrupción

CCP se pronuncia sobre situación política en el Perú, pide un proceso constituyente y llama a defender jueces y fiscales que luchan contra la corrupción

Miles de peruanos nos venimos movilizando en todo el país contra la corrupción y exigiendo una nueva constitución. Foto: Agencia Andina. Jhony Laurente

La transición democrática iniciada el 2001, después de la caída del gobierno de Alberto Fujimori, fracaso y la reconstrucción económica, política, social, ética y moral, que esperábamos todos los peruanos nunca se cumplió. La más escandalosa corrupción de la era republicana fue el principal legado del fujimorismo. Sus sucesores Alejandro Toledo, Alan García, Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski continuaron ese camino.

Somos gobernados desde los ´90 por una red corrupta que tiene su sustento en la Constitución golpista fujimorista del año 1993. Quienes llegaron al gobierno, capturaron el estado para saquear los recursos públicos y el patrimonio nacional, en provecho propio, de familiares y amigos. Controlando el poder político y el judicial se perpetuaron construyendo una red de impunidad a costa de la pobreza de nuestro pueblo.

En estos 25 años de constitución y gobiernos neoliberales, la depredación y saqueo de nuestros recursos naturales ha sido una constante y ha originado masivas movilizaciones de nuestros pueblos en defensa de su territorio, biodiversidad, agua y medio ambiente. Son cientos los hombres y mujeres asesinados por defender nuestra tierra y sus muertes quedaron impunes.

El caso Lava Jato demostró la corrupción de gobernantes y altos funcionarios de todos los gobiernos y en estos últimos meses hemos conocido que la justicia en nuestro país tiene precio. Lo que siempre sospechábamos, lo pudimos comprobar a través de los audios donde malos jueces negocian con políticos, empresarios y otros personajes sentencias judiciales favorables. Muchas veces las comunidades teniendo la razón perdimos juicios porque otros ponían su plata.

Esta corrupción afecto toda la estructura del estado, el país para erradicarla necesita la participación de todos los sectores de la sociedad. No vamos poder erradicarla eficazmente sin el apoyo activo de todos los ciudadanos. Tenemos que fortalecer la Defensoría del pueblo, la Contraloría y todos los organismos que permitan una mejor fiscalización de los recursos públicos y de nuestro patrimonio.

La CCP exige que se declare la intangibilidad, imprescriptibilidad e inembargabilidad de nuestro territorio, que las comunidades gocen del beneficio de la superficie y de la riqueza que se extrae de nuestros subsuelos. Por eso es necesario ir hacia un proceso constituyente que debata los grandes problemas del país y nos dote de una carta magna que recupere el rol promotor del estado y la soberanía de nuestros territorios y que su riqueza vaya en beneficio de nuestras comunidades y no de las transnacionales.

Debemos proteger a los y las periodistas que con sus investigaciones y denuncias vienen destapando toda la red de corrupción, a jueces y fiscales honestos/as que han llevado al banquillo a autoridades y políticos corruptos de las mafias que pretenden quedar en la impunidad y seguir gobernando el país. Es nuestro deber como ciudadanos y ciudadanas cuidar la reserva moral del país.

Lima, 25 de octubre del 2018