17 noviembre, 2018

Retroceso:La derecha vence elecciones en Brasil

Foto: Agência Brasil

Esta fue una de las campañas más peculiares de la historia democrática de Brasil. Entre los candidatos a la presidencia de la República, el que ganó las elecciones se presentó como nuevo, pero, en realidad, lleva más de 30 años en la política. Más grave que eso, el nuevo presidente de Brasil anunciado el 28/10, Jair Bolsonaro, se abstuvo prácticamente de todos los debates electorales, que servían para que él mostrara sus propuestas a los votantes. En vez de eso, se limitó a dar recuerdos por las redes sociales.

El candidato que es poco conocido por sus ideas también es fácilmente recordado por la polémica planteada al ser contra los derechos de los negros, de los LGBT y de los trabajadores en general. Él se preguntaba que había votado contra los derechos de las empleadas domésticas en el Congreso Nacional.

En contra de la asistencia social y de los cuidados con los recursos naturales, Bolsonaro pretende fusionar o incluso extinguir importantes carteras ministeriales, como el Ministerio de Desarrollo Agrario y el Ministerio de Medio Ambiente.

A favor de la dictadura militar, llegó a hacer gestos simulando armas de fuego al citar a aquellos que pensaban diferente de sus convicciones. A pesar de los absurdos, y, en función de una coyuntura brasileña muy compleja, acompañó una ola internacional de la extrema derecha consiguiendo ir para segunda vuelta con el candidato Fernando Haddad (PT), que Contag apoyaba, basado en muchas mentiras difundidas en las redes sociales.

Pasada la elección, lo que preocupa hoy es la ola de odio que la campaña de Jair Bolsonaro propagó en el país y también la posibilidad de la pérdida de derechos conquistados a través de mucha lucha. Por eso, en virtud de toda esta coyuntura, Contag, a partir de esta semana, hará una profunda evaluación de ese proceso electoral y sacará una posición sobre cómo va a lidiar con el nuevo escenario político nacional.

Al final, no dejaremos de luchar hasta el fin por los derechos de la clase que representamos, por el fortalecimiento de la agricultura familiar y por los valores tan esenciales que, a lo largo de la historia, siempre defendemos.

Por eso, llamamos a nuestras organizaciones para que permanezcamos unidos, fortalecidos y que tengamos la capacidad de analizar ese momento. Más que nunca hay que sumar esfuerzos con los sectores democráticos para evitar el retroceso en las políticas conquistadas y también en lo que consideramos como valores democráticos, aunque el núcleo de este gobierno sea de ideas ultra neoliberales.

También deberíamos articular con los demás movimientos sindicales de Brasil y con las centrales sindicales, especialmente aquellas con quienes la Contag tiene vínculo. ¡No abandonaremos nuestra lucha! A partir de ahora, estamos desafiados a hacer un movimiento sindical diferente de lo que ya hemos hecho hasta ahora. Tenemos que ir para el enfrentamiento, negociar y fortalecer más y más nuestras organizaciones.

¡Y así haremos juntos!

Alberto Broch, vicepresidente y secretario de Relaciones Internacionales de Contag