17 noviembre, 2018

Se reunieron los Consejos Delegados Regionales de los distritos 3 (Entre Ríos) y 5 (Córdoba) de Federación Agraria Argentina

Durante el CDR del distrito 5, en la provincia de Córdoba

Los días 19 y 20 de octubre el presidente de Federación Agraria Argentina (FAA), Carlos Achetoni, participó de los Consejos Delegados Regionales (CDR) de los distritos 3 y 5 de la entidad. En estos encuentros, los delegados elegidos por filiales, Centros Juveniles Agrarios (CJA), Mujeres Federadas Argentinas y entidades afiliadas, diagraman la política gremial del distrito y también se intercambian las novedades gremiales locales y nacionales.

En primer lugar, se desarrolló el CDR del distrito 3, el 19 de octubre, en Villaguay (Entre Ríos). Junto al presidente de FAA estuvo su vicepresidente 1°, Elvio Guía (proveniente de este distrito), el titular de Cooperativas Agropecuarias Federadas de Entre Ríos (CAFER), Juan Balbi, el delegado Alfredo Bel e integrantes de CJA, cooperativas y filiales.

Allí se destacó la crisis que atraviesan los productores de arroz de la zona, que sufren el impacto del alto costo de los insumos y combustibles (estos últimos, necesarios para poner en marcha los sistemas de riego -tanto eléctrico como por explosión- que emplean los arroceros para realizar su producción, así como también para nivelar los terrenos sobre los cuales trabajan). Además, padecen por los altos costos del financiamiento, cuyas tasas son tan elevadas que los tornan inviables. Asimismo, les impactan las altas tarifas de la energía eléctrica, por la que pagan costos mucho más elevados que los productores arroceros de provincias vecinas, con quienes deben competir en condiciones desiguales.

Por otro lado, se expresó una fuerte preocupación por los productores lecheros, que atraviesan una profunda crisis -como en todas las provincias- que ya lleva mucho tiempo sin resolverse y se agudiza cíclicamente. “Hoy sigue siendo bajo el valor que el productor percibe por la venta en tranquera, mientras los consumidores continúan pagando precios muy altos por la leche. El gobierno no encuentra una solución a este problema que afecta seriamente a los productores”, informó Guía tras la reunión. Y agregó: “Esto sumado a los problemas de financiamiento con tasas exorbitantes, y que la leche no tenga un mercado institucionalizado, por lo que el productor entrega su leche sin que le digan cuánto le van a pagar, cosa que sucede después, hace que esta actividad esté profundamente complicada”.

Además, se habló de la situación de los productores citrícolas, que tienen dificultades porque su producción tiene muy poca salida al mercado externo (pues producen cítricos dulces: mandarinas y naranjas) que se destinan casi exclusivamente al mercado interno, que se encuentra deprimido por la situación de crisis que golpea al país.

Por su parte, las autoridades nacionales expusieron las líneas de trabajo que se llevan adelante. En lo referido al financiamiento, se expresó que se está tratando de avanzar en tres alternativas: a través de los bancos tradicionales (por medio de tarjetas de crédito y descuentos de cheques, con mejores condiciones); a través de FONDAGRO, se está pidiendo que se asignen fondos para asistir al segmento medio de productores y finalmente que se financie a cooperativas, un sistema que funcionó muy bien y ayudó a productores que no podían acceder a financiación bancaria.

Al día siguiente, el 20 de octubre, se llevó adelante en Marcos Juárez (Córdoba) el CDR del distrito 5. Por la conducción nacional acompañaron a Achetoni la secretaria de género, Marta Aicardi y la secretaria de finanzas, Marisa Boschetti (ambas, además, son delegadas de dicho distrito). También estuvieron presentes los federados Osvaldo Costamagna, Aldo Pistone, Daniel Lerda, Isaías Ghío, Alexis Misaña, Alberto Latanzzi, Carlos Bergia, David Castellano y Germán Font.

Allí, se expresó preocupación por las posibles modificaciones a la ley de semillas, se dialogó sobre la posición de la entidad y se remarcó la importancia de que se trabaje para que cualquier cambio en esta legislación contemple los tres temas centrales para FAA.

También se plantearon las dificultades que se dan en la provincia tras la sanción de la nueva ley de agroforestación, que hace que los productores deban realizar ahora una declaración jurada indicando la cantidad de árboles con los que cuentan en sus campos y los obliga a que en diez años demuestren que el 2% de sus tierras estén pobladas por especies nativas o las que el gobierno indique. Esto no considera que la zona este siempre fue de pastizales, por lo que no sería adecuado implantar monte ahí, así como tampoco prevé mecanismos de ayuda para la compra o producción de esos árboles, cuyos costos deben ser asumidos por los productores. Además, los presentes destacaron que no se debe avalar la posible suba que el gobierno está pensando estipular sobre el impuesto inmobiliario rural este año. “Arrastramos tres años de inundaciones y un año con una sequía muy fuerte. Tenemos que trabajar desde las entidades para frenar este incremento que no podríamos afrontar”, señalaron.

Se remarcó la dificultad en lo referido al acceso al financiamiento, fundamental para poder afrontar los costos de la implantación de la nueva cosecha, pues muchos productores están desbancarizados, por lo que no son sujetos de crédito. Esto, junto con las altas tasas vigentes, torna inviable la producción. Se pidió que FAA pueda tramitar ayudas económicas con tasas diferenciales.

En cuanto a los consorcios camineros y canaleros de la provincia, indicaron que deberían seguir recibiendo recursos adecuados para poder continuar realizando las obras previstas, tanto en los caminos (para sacar la producción) como en los canales (para mitigar los efectos negativos, en caso de nuevas inundaciones).

Se expresó una fuerte preocupación ante las situaciones de los productores lecheros y de cerdos, que viven sendas crisis profundizadas por la situación económica. “Los productores dejan la actividad, se afecta el arraigo y el desarrollo de los pueblos del interior. Cuando un pequeño productor deja de serlo, su lugar lo ocupa un pool o un productor grande. Tenemos que trabajar para frenar este impacto social, cuyas consecuencias estamos viendo hoy, por ejemplo, en el hecho de que en la zona haya muy pocos jóvenes en los campos”, señalaron.

Finalmente, se abordó la necesidad de profundizar el trabajo en cooperativas y fortalecer la representación de las cooperativas en el ámbito provincial y nacional, para desarrollar un trabajo continuo que permita conseguir más herramientas que ayuden a fortalecer a los productores de menor escala.