17 diciembre, 2018

Jóvenes de la AFCI demandan mejores condiciones para desarrollarse en el medio rural

Jóvenes rurales provenientes de Argentina, Brasil, Chile, Perú, Paraguay, Uruguay, Colombia, Ecuador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, se reunieron en Montevideo para participar del Encuentro de Jóvenes de las Organizaciones de la Agricultura Familiar, Campesina e Indígena de América Latina, organizado por Coprofam y la International Land Coalition (ILC), con el apoyo del Foro Rural Mundial (FRM).

Al inicio de la actividad, los jóvenes compartieron sus perspectivas y desafíos desde su organización y país y los espacios de trabajo que existen a nivel de Mercosur, como es la experiencia de la Red Especializada de Agricultura Familiar del Mercosur (REAF), en cuya creación las organizaciones tuvieron un papel muy importante y que ya lleva 12 años de diálogo y participación de las organizaciones y los gobiernos del Mercosur.

Melina Rodríguez, joven integrante de la Mesa Ejecutiva de Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR), expresó que el encuentro dejó experiencias, conocimientos, formación y un intercambio enriquecedor, destacando el rol que cumplen los jóvenes en la agricultura familiar, campesina e indígena (AFCI) dentro de cada una de las organizaciones.

Por su parte, Diego López, joven referente y consejero de CNFR, manifestó que es necesario concientizar a la masa social de la importancia de la producción y calidad de los alimentos, que provienen en su mayoría de la producción familiar. Destacó que en el encuentro “nos nutrimos con las experiencias de todos y salimos fortalecidos con la mística de tomar la bandera del cambio y del reconocimiento del joven rural y de la agricultura familiar de hoy y del futuro” y anheló que las propuestas surgidas “no queden solo plasmadas en el papel, sino que se cumplan”.

Durante estas tres jornadas de compartir sus experiencias de vida y trabajo, los participantes identificaron los principales problemas que les afectan y generaron una serie de propuestas necesarias para mejorar las condiciones que permitan a los jóvenes continuar desarrollando sus proyectos de vida, de forma digna en el medio rural.

Hacia la interna de las organizaciones. Los jóvenes desean formar parte del proceso de fortalecimiento y construcción de las organizaciones, cumpliendo un rol activo y participativo; que el tema de la juventud sea una prioridad en la agenda política de las mismas y que los temas presentados en el encuentro sean tomados por las organizaciones para, de esa manera, poder incidir en los espacios de diálogo a nivel nacional, regional e internacional.

Para impulsar esta agenda, se identificaron varios temas comunes.

Acceso a la tierra. Se trabajó no solamente en la demanda en sí misma, sino también con propuestas concretas. Se remarcó la experiencia de los países que cuentan con institutos o entes encargados de este tema y se solicitó su creación en los países donde no existen.

Se propuso también que el 50% de las adjudicaciones de tierras sean asignadas a jóvenes.

En cuanto al pago de las rentas o créditos, se pidió prever períodos de gracia, como forma de que el joven pueda sustentar y capitalizar el predio.

Asimismo, limitar el tamaño de la propiedad de la tierra para que la agricultura familiar pueda permanecer y que no se siga profundizando el latifundio.

Políticas de género y juventud. Los jóvenes demandaron la visualización del rol y el trabajo de la mujer del medio rural en general, reivindicando la participación e incidencia de mujeres jóvenes en las organizaciones y en los espacios de diálogo, de manera que puedan incidir en la elaboración de las tan necesarias políticas públicas para la juventud rural de la AFCI.

Además se reclamó el acceso a la salud integral y en especial la salud reproductiva.

Educación formal y no formal. Otra de las propuestas fue que se promueva la educación formal y la capacitación de los jóvenes para la producción, agregado de valor y comercialización como principio básico de generación de rentas, teniendo en cuenta su cultura y sus saberes.