23 marzo, 2019

La UAN apoya la adhesión del Paraguay al Pacto Migratorio

El Paraguay, igual a los 163 países —de los 193 que forman parte de la ONU— que han participado en la Conferencia Intergubernamental para el Pacto Mundial sobre Migración que se llevó a cabo el lunes 10 de diciembre en la ciudad de Marrakech, Marruecos, se adhirió al Pacto Mundial para la Migración Ordenada, Segura y Regular. La decisión del gobierno de Mario Abdo Benítez —de adherirse al Pacto— es cuestionada por algunos del sector más conservadora de la sociedad paraguaya, principalmente los evangélicos. Los movimientos denominados provida llevaron a cabo varias manifestaciones, sin expresión, en repudio a la adhesión al Pacto. Desde los últimos días, el tema ocupa el centro de atención y de discusión al nivel nacional, entre los que están a favor, en contra y los escépticos. El Pacto causó la división en algunos sectores sociales del país.

Sobre el tema en cuestión, Calixto Zarate, presidente de la Unión Agrícola Nacional (UAN), declaró que la organización respalda la decisión del gobierno de ratificar la adhesión al Pacto Migratorio por varias razones, pero sobre todo por los miles o millones de paraguayos residentes en otros países. “No queremos que los compatriotas que se vieron obligados, por varias razones, a migrar a otros países en busca de oportunidades para mejorar su condición de vida y de su familia, sean discriminados o maltratados. Es necesario que haya una pauta general para la migración segura”, explicó.

En Paraguay, la problemática de migración de connacionales nunca se abordó a profundidad. En octubre de 2018, por primera vez el gobierno, abiertamente, habló sobre el tema, por la preocupación de los compatriotas residentes en Argentina a raíz de la política migratoria impulsada por el gobierno de Macri. En ese entonces, el gobierno reconoció oficialmente que solo en la provincia de Buenos Aires viven 2.000.000 de paraguayos, de los cuales 1.200.000 son residentes legales; 500.000 están en proceso de regularización y 300.000 son los residentes ilegales.