Contag y sociedad civil reciben con sorpresa la extinción del Consea

La Confederación Nacional de los Trabajadores Rurales Agricultores y Agricultoras Familiares (Contag) comparte el sentimiento de sorpresa y gran pesar de todas las organizaciones de la sociedad civil que componen el Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Consea) con su extinción el primer día del nuevo Gobierno federal. La Contag integra este consejo desde hace años y siempre destacó la importancia de este espacio en la defensa de la producción de alimentos saludables y en la garantía de la soberanía y seguridad alimentaria de la población brasileña. La Contag es representada por la secretaria de Mujeres, Mazé Morais, y el secretario de Política Agrícola, Antoninho Rovaris, y refuerza y ​​suscribe una nota divulgada por los consejeros de la Sociedad Civil en el Consejo:

La sociedad civil brasileña que compone el Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional recibió, con sorpresa y gran pesar, la decisión del gobierno federal recién electo en revocar, por medio de Medida Provisional nº 870, del 1 de enero de 2019, disposiciones constantes de la Ley Orgánica de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Losan), que pretende asegurar el derecho humano a la alimentación adecuada.

La medida busca vaciar las atribuciones del Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Consea), órgano de asesoramiento directo de la Presidencia de la República e integrante del Sistema Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sisan).

El loga tiene una participación de dos tercios de representantes de organizaciones sociales representativas de los sectores más vulnerables de la sociedad brasileña, que actúan en carácter voluntario, en el espacio de control social y construcción de propuestas sobre el elemento primordial para la vida del ser humano, y un tercio del gobierno, conforme determina el artículo 11 de la Ley Orgánica nº 11.346, de 15 de septiembre de 2006.

La institucionalización de la participación de representantes de diferentes sectores de la sociedad civil en un órgano de asesoramiento directo de la Presidencia de la República, como el Consea, ha sido un importante instrumento de escucha de la sociedad civil para el perfeccionamiento de políticas públicas y fortalecimiento del Estado brasileño.

La inclusión del derecho a la alimentación en la Constitución, la aprobación de la Ley Orgánica, de la Política y del Plan Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional, el Plan Safra de la Agricultura Familiar, la Política Nacional de Agroecología y Producción Orgánica y el Programa de Adquisición de Alimentos y las compras institucionales de alimentos de la agricultura familiar para escuelas y otros organismos públicos son algunas de las propuestas que surgieron en debates en el Consejo y se convirtieron en políticas públicas para garantizar una alimentación sana para toda la población.

El formato de participación social adoptado por Brasil en el área de seguridad alimentaria y nutricional ha sido un ejemplo para muchos países. En los últimos años, el Consea ha recibido visitas de delegaciones nacionales y organismos internacionales para conocer su organización y actuación.

Así, es necesario reforzar y consolidar el Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional como un espacio democrático del Estado brasileño -y no de gobiernos- dando voz a las organizaciones sociales representativas para que las políticas públicas puedan responder a los problemas de los sectores más vulnerables de la sociedad brasileño.

Fuente: Consejeras (as) representantes de la Sociedad Civil en el Consea