CNFR preocupada por la inestabilidad climática que afecta principalmente a la agricultura familiar

Ante los últimos eventos climáticos que han ocurrido en buena parte del territorio uruguayo, el presidente de Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR), Mario Buzzalino, trasmitió la preocupación por el impacto en la agricultura familiar y sugirió a los productores que aún no lo poseen, contraten el seguro agrícola dadas las ventajas por subsidio y como forma de estar protegidos. Es de destacar que un convenio entre el ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) y el Banco de Seguros del Estado (BSE) establece un subsidio en las tarifas de los seguros de granja.

El temporal de viento y granizo ocurrido a fines del 2018 provocó daños en frutales, viñedos y estructuras de invernáculos en los departamentos de Canelones, Montevideo y San José, ubicados al sur del país. A ello se suma el exceso de lluvias que se vienen produciendo desde los últimos meses del año pasado y que afectaron varios cultivos como trigo, cebada, soja, maíz y sorgo.

Además de las consecuencias en lo productivo, la inestabilidad climática incide también en el consumo. “Nos está afectando a todos, cada día que pasa el impacto es mayor. En lechería y en ganadería la temperatura alta y la humedad generan mucho pasto, aunque en esas condiciones el enemigo del tambo es el barro. En la horticultura, el granizo y el exceso hídrico son negativos; las frutas que maduran con tanta humedad, cambian hasta su sabor”, manifestó Buzzalino.

El impacto del clima en la producción fue evaluado en la reunión semanal de la Junta Nacional de la Granja (Junagra), perteneciente al MGAP y donde CNFR tiene representación. Se informó que algunos productores ubicados en las zonas que fueron más afectadas, lamentablemente no tenían la cobertura de seguro.