23 enero, 2019

Cuartel a pobres; becas en el extranjero a ricos y cargos públicos con altos salarios a políticos

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, y el gobierno en general, promueve y promociona en los medios de comunicación, con el fin de instaurar en la opinión pública y recibir apoyo de la ciudadanía, la idea de que la inseguridad, la violencia, la crisis en el sistema educativo, la deficiencia y el colapso de la salud pública, la corrupción y/o todos males que afligen al pueblo son por culpas de los jóvenes pobres, principalmente los hijos de madres solteras, porque no habrían recibido educación moral, por lo tanto, son una carga para la sociedad y al Estado y una vergüenza para el país. Afirma que para remediar la situación, todos los jóvenes de entre 18 a 26 años deben cumplir con el servicio militar.

Mientras propone cuartel a los pobres, distribuye becas, pagados por todos los paraguayos en las mejores universidades del mundo, y cargos públicos con altos salarios a los colaboradores cercanos y partidarios políticos. Una de las becadas, es la hija de Carla Bacigualpo, ministra del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, quien estudiará en la universidad de Melbourne, en Australia. Ella alega que no tiene condición económica para costear sus estudios en el extranjero. Pero, lo llamativo del caso es que el novio de la joven también sería beneficiado con una beca en la misma universidad y país. El joven ocupa un cargo con alto salario en el ministerio administrada por su suegra y fue contratado por ella.

Así mismo, en los cargos públicos son designadas personas sin la mínima idoneidad académica en el área o materia, solo por el hecho de pertenecer al movimiento y partido político del presidente, el Partido Colorado. Como es el caso de una radióloga que fue designada como directora en el Ministerio de Obras Públicas con la función de establecer prioridades con las gobernaciones y munici­palidades en cuanto a necesi­dad de infraestructura.

Otro de los casos llamativos, es la designación de un seccionalero o dirigente político (el Partido Colorado cuenta en cada distrito por una local partidaria denominada Seccional) como cónsul general de Buenos Aires, Argentina, en violación de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares de 1963, ratificado por el Paraguay, que establece: los funcionarios consulares son de dos clases: funcionarios consulares de carrera y funcionarios consulares honorarios. Así también, la Ley del Servicio Diplomático especifica que los cargos consulares están reservados a funcionarios de carrera.  Además, el dirigente político, públicamente, reconoció que desconoce cuáles son las funciones que desempeña un cónsul.

El gobierno busca a quien culpar antes que actuar y buscar soluciones para las verdaderas causas de los problemas, como la educación que está desfasado, politizado y en estado de emergencia, pero prefiere seguir con los vicios de siempre y con esa forma de gobernar no hay posibilidad de cambios para el mejor, sino la tendencia es que el país se irá de mal a peor. La Organización Nacional Campesina (ONAC) considera que enviar al cuarte a los jóvenes pobres no solucionarán los problemas y afirma que el actual situación de caos administrativa, política, económica y social del Paraguay son consecuencias de gobiernos sectarias y prebendarías.