Se han logrado acuerdos internacionales para identificar y penalizar la comercialización de mieles adulteradas

La mezcla de miel con fructuosa vegetal (de maíz, arroz o remolacha azucarera), es un problema que afecta al mercado mundial de mieles. Se trata de un producto mucho más barato, que no es miel, pero que muchas veces se vende como tal. Así lo indicó Julio Pintos, presidente de la Comisión Honoraria de Desarrollo Apícola asesora del ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca en ese rubro.

Informó también que el ministro del ramo, Enzo Benech, planteó dicha problemática en el Consejo Agropecuario del Sur (CAS) y, con el visto bueno de los países integrantes, se ha conformado el Grupo Técnico ad hoc Apicultura, cuyo objetivo es realizar un abordaje sobre la realidad del sector en diferentes puntos: despoblamiento de colmenas, calidad, incidencia de mieles mezcladas con fructuosa vegetal en el mercado mundial, límites máximos de residuos, OGM, enfermedades, neonicotinoides, entre otros.

El parlamento europeo ya hace tres años se expidió sobre este problema con mucha preocupación y dio instrucciones a los países para que controlen la adulteración de mieles, que afecta a la ética de los consumidores, a los productores apícolas de la UE y también a la seguridad, dado que se pierde la trazabilidad de los productos. “A partir de ese respaldo del parlamento europeo, otros países también están tomando acciones, como Estados Unidos, cuya justicia logró identificar este proceso de fraude comercial. Hace pocos meses se detuvo importantes embarques provenientes de India, lo que enlenteció el mercado de miel adulterada en ese país, permitiendo el ingreso de mieles del Mercosur. Vamos a seguir trabajando y esperamos que el problema se pueda ir solucionando”, finalizó Pintos.