24 abril, 2019

La habilitación para exportar carne bovina uruguaya a Japón es un gran desafío

Foto: Marca País

Japón confirmó a Uruguay la habilitación de las 16 plantas frigoríficas que se habían postulado para exportar carne bovina sin hueso y madurada, tanto enfriada como congelada, a ese país. También se habilitó una planta de enlatado y de carne deshidratada, dos plantas de hamburguesas y productos cárnicos y dos cámaras frigoríficas. Además, es el único país que entra al mercado japonés libre de aftosa con vacunación.

José Mesa, representante de Comisión Nacional de Fomento Rural en la Junta Directiva del Instituto Nacional de Carnes (INAC) considera que este hecho demuestra la confianza que se tiene en Uruguay. “Entramos a uno de los países más exigentes no solo en calidad, sino también en todos los requerimientos. Empezamos a competir en un mercado donde el 90% lo tienen Estados Unidos y Australia. Es un mercado que importa unas 800 mil toneladas de carne, que tiene más de 120 millones de habitantes que consumen alrededor de 5 kilos por persona por año, o sea que hay un potencial de crecimiento muy importante”, agrega.

Uruguay estará presente en la feria Foodex Japón que se realizará en el mes de marzo. El INAC contará con un stand y se realizará degustación de carnes y promoción de quesos y vinos. “Ese va a ser el punto de partida de los negocios entre los privados; el Estado juega su papel en allanar el camino y después esa articulación público-privada va a terminar generando los negocios”, sostiene Mesa.

La apertura de Japón es una buena noticia, dado que le brinda un respaldo a Uruguay en cuanto a seguridad y presencia en el mercado mundial. Va a generar una corriente comercial, las empresas se van a adecuar a las necesidades de Japón, que va a valorar nuestra carne que se produce a pasto, una característica de crianza de los animales que se busca en el mundo. “Hay mucho trabajo por hacer para lograr dar a conocer a nuestro país; es un gran desafío”, finaliza.