24 abril, 2019

Ante la desesperación de los productores vitivinícolas, FAA exige que el gobierno mendocino no sea un actor pasivo y realice un operativo de compra de uva

Continúa el reclamo de los vitivinicultores mendocinos

En las últimas semanas, tras los pedidos de Federación Agraria Argentina, hubo avances y retrocesos y se analizaron diversas posibilidades para solucionar la crisis que afecta a los productores vitivinícolas mendocinos. En este escenario de incertidumbre, el 6 de febrero volvieron a exigir que se realice un operativo de compra de uva. “Apelamos a la buena predisposición del gobierno provincial para resolver el conflicto que tiene en vilo a los pequeños y medianos productores”, señalaron en un comunicado.
Y añadieron: “Si no aparecen soluciones a corto plazo, realizaremos acciones gremiales. Ya no podemos comprar ni siquiera nuestro insumo básico para trabajar. Si hacemos una comparación tomando los últimos diez años, y calculamos el poder adquisitivo, en base a la relación del precio del vino blanco genérico y el gasoil, vemos que esta cayó un 50%. Esto es, en el 2009 dicho vino valía $0,92 el litro, mientras que la misma cantidad de gasoil salía $2,26. Hoy, los precios son $7,15 y $35,99 respectivamente”.
En el comunicado emitido, remarcaron que la sociedad debía saber que “tenemos una necesidad. No es política; es de subsistencia: somos miles de familias que estamos atravesando momentos penosos. Hoy trabajamos a pérdida, muy por debajo de los costos de producción, por lo que si no interviene el Estado, el mercado nos sentencia a desaparecer”.
Los federados indicaron que, si bien el gobernador y su equipo se encuentran trabajando sobre el tema y muestran voluntad de destrabar el conflicto, consiguiendo fondos para salir a comprar, eso “ha generado un malestar de algunos sectores en la provincia: los industriales les dicen a los funcionarios que pueden mejorar el precio para uvas criollas y que el problema no se soluciona comprando uva, sino sacando sobre stock y la mayoría está en las tintas; sin embargo lo que no se dice públicamente es que de ese sobre stock viníco, una gran parte es producto importado. Ante esta deslealtad comercial, no podemos permitir que le sigan mostrando una sola cara de la moneda, porque eso hace que los productores siempre sean los postergados”.
Frente a esta situación, se declararon en “estado de alerta y movilización” y reiteraron que están “pidiendo una salida” porque quieren salvar la producción madre provincial. “Hemos presentado una propuesta genuina. Por eso le pedimos al gobierno provincial que no juegue como actor pasivo ante este conflicto y que no se deje engañar. Insistimos en llamar a la conciencia. Tenemos que salir entre todos de esta gran crisis que no sólo nos afectará a los productores vitivinícolas, sino que de profundizarse impactará fuertemente en todos los pueblos de la provincia”, concluyeron.