24 abril, 2019

La ola de calor que castiga al país expone la necesidad de políticas públicas para la AFC

Gabino Medina, secretario general de Organización Nacional Campesina (ONAC), declaró que la ola de calor asociada a la sequía afecta la producción de alimentos de primera necesidad, como verduras, hortalizas, frutas y cereales. “El escenario actual demuestra y plantea la necesidad de políticas públicas para la Agricultura Familiar Campesina (AFC), ya que, en nuestro país, es el único sector capaz de proveer alimentos en cantidad y calidad a la población. En nuestros días, ya no podemos producir en forma tradicional. Los costos de producción de los alimentos aumentan a la par con la demanda, pero el precio que se paga al agricultor no ha variado. Entonces, se debe buscar de alguna manera bajar los costos de producción o garantizar al agricultor buenos precios para cubrir esos gastos por su cuenta”, detalló.

Agregó que en el país sonó la alarma, por la elevada temperatura registrada en la Región Oriental, que abarca el 40,3 % del territorio nacional, sin embargo, concentra el 95 % de la población del país. La sensación térmica llegó a superar al Chaco. Además, es la región donde se encuentra el 100% de la producción de la mayoría de los rubros de consumo básicos, como la mandioca, poroto, tomate, locote, cebolla, papa, batata, zanahoria, banana, piña, y otros. “La AFC, ignorado hasta el momento, está exigiendo cada vez mayor atención a la sociedad; a las universidades y centros de investigación; al sector público y a los gobiernos departamentales y municipales, para garantizar el abastecimiento de alimentos a la población en constante aumento”, añadió.

Igualmente, señaló que por la inclemencia del clima son afectadas la producción de carnes bovina y sus derivados, así también la de pollos, leche y derivados, aunque estos rubros se asocian a los grandes productores, pero, al fin y al cabo, los productos que abastecen el mercado interno son de producción de la AFC. Los grandes empresarios se dedican a la actividad con la intención de exportar toda la producción a otros países. “El cambio climático invalida los conocimientos y las prácticas que permitían a los agricultores de la AFC producir en forma artesanal”, precisó.

Hace unos años, la Región Occidental o Chaco se consideraba como la zona calurosa entre las dos regiones del territorio nacional, no obstante, se está experimentando un cambio en el comportamiento del clima en la región, que representa un peligro para la soberanía y seguridad alimentaria. “En la actualidad, parece que está ocurriendo una inversión del clima en el país, en la región productora se registra un aumento progresivo de la temperatura sin que nadie haya previsto, por consiguiente, el país se vio sorprendido y no está mínimamente preparado para enfrentar la situación”, declaró.

El calor incesante que se siente en el territorio paraguayo rompió los récords de la alta temperatura desde que se tiene los datos. El enero, el país registró la temperatura más alta en la historia. En la Región Oriental la máxima osciló entre los 35 y 41ºC, mientras que en la Región Occidental alcanzó los 39ºC a 43ºC. En cuanto a la sensación térmica, disparó a valores muy altos, entre 41 y 48ºC en la Región Oriental y 46ºC en la Región Occidental o Chaco paraguayo.