26 marzo, 2019

Cnafci preocupado por rechazos del Ejecutivo a los proyectos de ley que favorecen a la agricultura familiar campesina e indígena

El Comité Nacional de la Agricultura Familiar Campesina e Indígena del Paraguay (Cnafci) está poco optimista y desconfiado por las últimas actuaciones del titular del Ejecutivo hacia la agricultura familiar campesina e indígena. El pasado martes, el Cnafci se reunió, por primera vez en lo que va del año, para elaborar el cronograma de trabajo organizativo del 2019 y programar las actividades reivindicativas que deberán realizarse con el fin de buscar la promulgación de la Ley de la Agricultura Familiar Campesina, elaborado e impulsado por Cnafci y que, actualmente, está en el Congreso Nacional. La reunión fue llevada a cabo en el local de la Organización Nacional Campesina (ONAC) en Asunción.

En el encuentro, los dirigentes y técnicos afirmaron que están sumamente preocupados por las señales enviadas por el gobierno conservador de Mario Abdo Benítez. Consideran que las mismas no son buenas y nada alentadora para la ambición del Cnafci —aprobar la ley de agricultura familiar campesina—, pues en noviembre de 2018, el presidente había objetado totalmente el Proyecto Ley N° 6175/2018, “Marco de Soberanía, Seguridad Alimentaria y Nutricional y Derecho a la Alimentación”. Argumentó que no hay necesidad de la creación de un Sistema Nacional de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional, porque las instituciones que conforman el Poder Ejecutivo ya estarían implementando programas y acciones como parte de sus ejes prioritarios y acciones estratégica. Además, si aprueba la ley, se debe asignar recursos para cumplir sus fines.

Igualmente, señalaron que, en octubre de 2018, Mario Abdo había rechazado totalmente otro proyecto de Ley, aprobado por el Congreso Nacional después de 5 años de estudios, direccionado a la agricultura familiar campesina. En ese entonces, para objetar el proyecto de Ley 6158/ 2018 “Por el cual se establecen modalidades complementarias de adquisición pública para productores de la agricultura familiar y criterios para la realización de los procesos de contratación y selección aplicadas para estas adquisiciones’’, el Ejecutivo había argumentado, entre otras cosas, que la compra directa de la producción familiar por el Estado será perjudicial a los propios agricultores familiares.

Arguyeron que son demostraciones de la falta de consideración del presidente de la República por los trabajadores más necesitados del campo y de la ciudad. Además, explicaron que, desde que asumió el gobierno en agosto de 2018, todos los proyectos de Ley aprobados por el Congreso Nacional, que benefician de alguna manera a la agricultura familiar campesina e indígena, y enviados al Ejecutivo para su promulgación, fueron objetados totalmente por el presidente. En ese sentido, agregaron que, hasta el momento, no existe ningún proyecto de Ley ni decreto que afecta positivamente o beneficia directamente a los agricultores familiares que nació por iniciativa del Ejecutivo.

El Consejo es una plataforma integrada por organizaciones campesinas e indígenas de carácter nacional, departamental, distrital y comunitaria; ONGs y fundaciones de la sociedad civil que trabajan con la agricultura familiar campesina e indígena. Tiene como fin articular a todas las organizaciones campesinas y pueblos originarios en la alianza con las instituciones públicas, ONGs, Fundaciones e instituciones internacionales para hacer que la sociedad paraguaya reconozca y valore las estadísticas estratégicas de la agricultura familiar campesina e indígena.