22 mayo, 2019

Sobre el discurso del presidente Macri en la apertura de sesiones del Congreso de la Nación

El titular de FAA se refirió al discurso del presidente de la Nación, Mauricio Macri

En cumplimiento de lo previsto en el artículo 99 inciso 8 de la Constitución de la Nación Argentina, el día 1° de marzo el presidente de la Nación, Ing. Mauricio Macri realizó la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación. Durante su discurso, el mandatario cumplió con lo previsto en la Carta Magna, que prevé que en dicho ámbito dé cuenta del estado de la Nación y recomiende las medidas que juzgue necesarias y convenientes.

Finalizada su participación en ese ámbito, como presidente de Federación Agraria Argentina quisiera hacer algunas consideraciones sobre su discurso.

En primer lugar, que gustaría señalar que el presidente reiteró en varias oportunidades la importancia que le dio en estos años de su gestión a tratar de lograr que los productos de las PYME argentinas pudieran llegar a las góndolas del mundo. Sin embargo, considero que hubiera sido importante que también tuviera algún párrafo vinculado con todos aquellos productores pequeños, medianos y familiares, que día a día luchan por subsistir con su trabajo genuino en el interior productivo.

Entiendo que el presidente focalizó su discurso en los logros o los avances que quiere destacar de estos tres años de gestión. No obstante, las obras emprendidas y los estímulos que de a poco se buscan dar para los emprendimientos más chicos (como los créditos anunciados hace algunos días) resultan insuficientes frente a la titánica tarea que tienen los productores más chicos en sus campos. Ellos deben lidiar con las consecuencias de inundaciones o sequía, luchar para sostenerse con baja rentabilidad, afrontar dificultades para el acceso al crédito (en muchos casos por no estar bancarizados) y problemas de competitividad.

Resulta evidente que todos quisiéramos poder llegar a exportar nuestros productos. Pero entre esa propuesta y nuestra realidad como productores genuinos, por ahora hay un arduo camino que transitar. Y no queremos dejar de pedir hoy, con ocasión de la apertura de sesiones del Congreso, las políticas públicas que necesitamos. Solicitar que, tanto el Ejecutivo como los legisladores, estén a la altura de las circunstancias y sean capaces de trascender sus agendas electorales, para dar forma a las herramientas de política que tantos argentinos esperamos.

Este año nos van a venir a pedir sus votos y seguramente en sus campañas hablarán “del campo”: tienen la oportunidad desde sus despachos y desde el Congreso de la Nación, de diseñar las leyes y políticas necesarias. Esperemos que lo hagan.