24 abril, 2019

Primeras apreciaciones de Orlando Contreras sobre la VI Conferencia Mundial para la Agricultura Familiar

Participantes de la primera jornada de la VI Conferencia Mundial para la Agricultura Familiar
Participantes de la primera jornada de la VI Conferencia Mundial para la Agricultura Familiar

Durante la primera jornada de la VI Conferencia Mundial para la Agricultura Familiar realizada el lunes 25 de marzo del presente año en Bilbao, España, el representante y presidente de MUCECH, Orlando Contreras, participó en un intercambio de experiencias con organizaciones campesinas de diferentes partes del mundo. Este trabajo se realizó en grupos con el fin de consensuar y compartir propuestas y políticas para el fortalecimiento de la agricultura familiar campesina en los diferentes continentes.

Entre las conclusiones que destaca Contreras, se encuentra la importancia del trabajo de las organizaciones respecto a la incidencia en las políticas públicas frente al Gobierno y a la Sociedad Civil. Tras la participación de nuestro representante en una de las comisiones de habla hispana, se destaca también la riqueza que implica este intercambio para el fortalecimiento organizacional de MUCECH y el planteamiento de desafíos a nivel nacional en cuanto a la capacidad de representación, prestación de servicios e incidencia política de la gremial.

Los primeros comentarios de Orlando Contreras sobre la jornada han sido positivos, principalmente respecto al debate que se ha desarrollado en torno a la situación de cada país en términos de políticas públicas para la AFC. En este sentido, se advierten distintas situaciones y problemáticas, ya que en los diferentes países hay disparidades respecto a la obtención y negociación de estas políticas, así como la incidencia que pueden tener las organizaciones para conseguirlas.

De esta manera, MUCECH ha considerado las experiencias de otros países en vistas de replicar alguna en Chile, así como también ha compartido la experiencia nacional, destacando las opciones de diálogo político social que se dan entre la gremial e instituciones gubernamentales, para lograr orientar a algunas organizaciones que aún no tienen esas posibilidades y mecanismos de incidencia en sus países.