22 julio, 2019

CONTAG repudia conmemoraciones al golpe militar de 64

En el pasado domingo, 31 de marzo, se completó  55 años del golpe civil-militar em Brasil, que resultó en la deposición de  João Goulart, presidente de la República em la época, y en 21 años de dictadura, censura, secuestros, persecuciones, tortura y asesinatos de ciudadanos y ciudadanas brasileñas (os).

Recientemente, el actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, determinó al Ministerio de Defensa para que los cuarteles de las Fuerzas Armadas conmemoraran el 31 de marzo, y la CONTAG no podía dejar de posicionarse en contra. Esta actitud es inaceptable, es una apología a la tortura y un irrespeto a la democracia.

La dictadura fue un período de fuerte represión a movimientos populares, partidos políticos, sindicatos dirigentes y sindicatos de base que defienden reformas básicas, especialmente la reforma agraria. La Confederación Nacional de los Trabajadores Rurales y Agricultores Familiares (CONTAG) sufrió intervención. El presidente de la CONTAG en esta era, Lyndolpho Silva, y los directores fueron arrestados inmediatamente. Lo mismo ocurrió con los líderes sindicalistas rurales en las Federaciones y en nuestros sindicatos, y muchos llegaran a ser torturados también.

Por lo tanto, la lucha de los trabajadores rurales agricultores y agricultoras familiares y la de otras categorías fue construida con mucho sacrificio, prisiones y muertes, principalmente durante el régimen militar, que actuó a mando del latifundio y, con éste, tiene las manos manchadas de la sangre del pueblo brasileño. Incluso en los momentos más difíciles, la CONTAG, las Federaciones y los sindicatos nunca retrocedieron de sus convicciones políticas, permanecieron firmes en el ideal de recuperar la democracia, la justicia y la libertad anuladas.

La CONTAG repudia tal conmemoración y se solidariza a las familias de trabajadores rurales, de líderes y dirigentes que aún no han podido saber de sus muertos y desaparecidos durante ese período de terror instalado en nuestro país. Este capítulo nefasto de la historia brasileña no puede ser celebrado. ¡Debe ser evitado!

Por Directiva de CONTAG