19 junio, 2019

CNFR ve como una oportunidad el Decenio de la Agricultura Familiar aprobado por la Asamblea de ONU

Campaña AIAF+10

Desde Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR) se identifica este decenio como una oportunidad para visualizar el rol de la agricultura familiar y su potencial de aporte al desarrollo sostenible y como una forma de seguir profundizando en la construcción de políticas públicas diferenciadas para este sector mayoritario en el medio rural, así como para defender los avances logrados en los últimos años, en un marco regional de restricción y recortes de programas hacia la agricultura familiar.

La agricultura familiar puede aportar aun más para las economías de nuestros países, si los gobiernos le dan la oportunidad y las condiciones necesarias para que ella responda con el aumento de producción de alimentos para la soberanía alimentaria y nutricional, nuevos puestos de trabajo, generación y distribución de renta, sustentabilidad ambiental, contribuyendo a nivel global al alcance de los Objetivos del Desarrollo Sostenible.

En tal sentido, se considera necesario seguir avanzando en el fortalecimiento y profundización del diálogo político entre gobiernos y organizaciones sociales representativas de la agricultura familiar, tanto a nivel nacional como regional. Se plantea la necesidad de realizar un esfuerzo por fortalecer la Sección Nacional de la REAF, imprescindible para las políticas hacia este sector de la producción. Se valora como positivo el anuncio efectuado por José Olascuaga, director general de Desarrollo Rural del ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca de Uruguay, de construir un espacio amplio para trabajar en favor del decenio a nivel nacional.

Como forma de apuntalar el buen funcionamiento de la REAF regional en un contexto de restricción presupuestal, sumado a indefiniciones por parte de algunos gobiernos, se hace necesario una solución al financiamiento de la participación de las organizaciones y así mantener el espacio de diálogo político.

En lo que tiene que ver con la generación de aportes e incidir en la elaboración del marco global de acción para el decenio, se considera un buen avance de síntesis de lo acumulado lo expresado oportunamente en la “Carta de Olmué”, destacando una serie de prioridades a trabajar en la construcción de una agenda, como son: sistemas de fomento y financiamiento, asistencia técnica y extensión rural, asociativismo y cooperativismo, apoyo a la comercialización y desarrollo de nuevos mercados, gestión de recursos naturales, riego, desarrollo de procesos de conocimiento y comunicación, sistemas nacionales de registros e identificación, equidad de género, estrategias de apoyo a jóvenes rurales, desarrollo de sistemas de protección social, hábitat, educación y salud en los territorios rurales.

La CNFR, como integrante de Coprofam, se comprometió durante el 2018 en avanzar en la activación del proceso de construcción de directrices globales para la agricultura familiar desde la región del Mercosur y realizar una compilación de toda la legislación relacionada aprobada en el marco de la REAF, discutido por los miembros de confederación y presentado en las secciones nacionales de la REAF.

Por otro lado, también desde CNFR se contribuyó para la propuesta de Plan de Acción del AIAF+10, cuyo lanzamiento oficial por parte de FAO y FIDA se realizará en mayo próximo. En tal sentido, en conjunto con Coprofam se participó de la declaración de las organizaciones de la VI Conferencia del Foro Rural Mundial (FRM), dentro de los siete pilares que se plantea en dicho plan:

Pilar 1. Desarrollar un entorno de políticas propicio para fortalecer la agricultura familiar.

Pilar 2. Mejorar la inclusión socioeconómica, la resiliencia y el bienestar en hogares y comunidades rurales.

Pilar 3. Fomentar la sostenibilidad de la agricultura, la silvicultura y la pesca.

Pilar 4. Fortalecer la multifuncionalidad de los agricultores y agricultoras familiares y sus capacidades para fomentar la mitigación del cambio climático y sistemas alimentarios que salvaguarden la biodiversidad agrícola, el medioambiente y la cultura.

Pilar 5. Fortalecer las organizaciones de agricultores y agricultoras familiares y sus capacidades para generar conocimiento y prestar servicios inclusivos en las áreas rurales.

Pilar 1 transversal. Apoyar a la juventud y garantizar la sostenibilidad generacional de la agricultura familiar.

Pilar 2 transversal. Fomentar la equidad de género en la agricultura familiar y el papel de liderazgo de las mujeres rurales.

Finalmente, se reconoce que se ha avanzado mucho en la región, tanto en lo que refiere al reconocimiento de la agricultura familiar, así como en la generación de políticas diferenciadas orientadas a la misma, pero se resalta que también queda mucho por hacer.