22 julio, 2019

Jóvenes y mujeres renuevan las esperanzas por la agricultura familiar campesina

La Organización Nacional Campesina (ONAC), en los primeros meses del año, ha realizado visitas a las bases en varios departamentos del país, hasta el momento visitó a las bases de seis departamentos, durante las cuales se ha reunido con agricultores y autoridades locales de los distritos en que está ubicada las colonias visitadas. El secretario general, Gabino Medina, compartió los hechos más resaltantes observados durante la gira por las diferentes comunidades campesinas del país.

Indicó como un hecho resaltante e importante el protagonismo, la participación y cooperación entre los jóvenes y las mujeres en las organizaciones de base. Declaró que eso también se debe a una percepción diferente de parte de los hombres sobre la función de la mujer dentro la familia. Añadió que, en épocas pasadas no muy lejanas, tradicionalmente el varón era la cabeza, autoridad máxima y único representante de la familia y la mujer se limitaba a las tareas domésticas, sin embargo, hoy en día existe una visión y una estructura diferente en la familia. Afirmó que el hombre ya no monopoliza el lugar central en la estructura familiar, sino que esa función desempeña en forma conjunta con la mujer.

Medina destacó que los agricultores mismos consideran a la agricultura familiar campesina, además de una forma de vida, de producir y de vivir, como una profesión como cualquier otro, igualmente ofrece todas las posibilidades para mejorar la condición de vida. Agregó que los objetivos de la producción campesina han cambiado con el transcurso del tiempo, antes los agricultores cultivaban solamente para el autoconsumo, ahora cultivan para la venta y consumo. Comentó que, a diferencias de los agricultores familiares de los países de la región, en Paraguay hay poco agricultores familiares campesinas con formación universitaria en el área.

En ese sentido, explicó que en Paraguay existe una gran preocupación por el proceso de descampesinización de las áreas rurales, tradicionalmente ocupadas por agricultores de la agricultura familiar campesina y responsables de la producción de grandes cantidades de alimentos de primeras necesidades en la cadena alimenticia de los paraguayos. Señaló que los campesinos se sentían atraídos por la buena vida o comodidades que supuestamente ofrecen las grandes ciudades. Precisó que, en la actualidad, frente a ese fenómeno, en la visita a las comunidades encontraron a muchos jóvenes decididos a permanecer, luchar por su espacio en el campo y dedicarse a la agricultura familiar campesina. Resaltó que, en la mayoría de las colonias visitadas, los líderes son jóvenes, menores de 25 años, y/o mujer.

El dirigente, dijo que observaron un fenómeno, que califica como preocupante, en las comunidades campesinas. Aseveró que personas o sectores extrañas a la colonia buscan una manera de dividir a los compañeros en las bases por cualquier motivo, principalmente por motivos políticos o religiosos. Igualmente, manifestó que ha notado el aumento de la persecución y marginalización de los dirigentes campesinos, a un nivel nunca antes vistos.