22 julio, 2019

Más de 4.000 indígenas brasileños se reúnen en la capital de Brasil para protestar contra el gobierno

Crédito da imagem: Nacho Doce - Agência REUTERS

En la última semana, entre los días 23 y 26 de abril, más de 4 mil indígenas de 305 tribus y etnias se reunieron en Brasilia, Brasil, para el Campamento Tierra Libre, tradicional movilización de masa que está en su 15ª edición, y tuvo como tema: «Sangre indígena, ninguna gota más».

La movilización fue organizada por la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB), y traía en la pauta reivindicaciones contra las decisiones del nuevo gobierno de Brasil que generaron el desmonte de la FUNAI, órgano responsable de la política indigenista del Estado brasileño, y la serie de problemas que que acarreó para la demarcación y licenciamiento ambiental de tierras indígenas. El fin de la violencia, de la criminalización y discriminación contra el pueblo indígena también estuvo entre los puntos reivindicados.

La estructuración de los puntos defendidos por los pueblos indígenas está en el Documento Final del XV Campamento Tierra Libre, que se puede acceder haciendo clic aquí.

Campamento transferido

En este año un clima de tensión marcó el inicio del campamento. El gobierno accionó a la Fuerza Nacional de Seguridad para, desde el principio, acompañar el movimiento de las caravanas e impedir que los participantes de la movilización acampan en el lugar estratégico y simbólico que acampan todos los años: la Explanada de los Ministerios, área donde está ubicado el Congreso Nacional.

Programación intensa

A lo largo de los cuatro días de movilización, ocurrieron visitas a la Cámara, al Senado y Supremo Tribunal Federal (STF). En la Cámara de Diputados acompañaron a una audiencia pública con el tema «El papel de los pueblos indígenas en la protección del medio ambiente y el desarrollo sostenible y las consecuencias de la MP 870/19», y también tuvieron delegaciones participando en una audiencia en el STF. Los líderes del movimiento aún protocolaron documentos con reivindicaciones del pueblo indígena en el Ministerio de Salud y Ministerio de la Justicia.

 

Internamente, hubo la realización de una plenaria de Mujeres Indígenas, y otra de la Juventud y Comunicadores Indígenas. La semana fue marcada por manifestaciones culturales de cantos, danzas y rituales. En el último día, todos los 4 mil indios e indias marcharon por el Eje Monumental en protesta por el gobierno de Bolsonaro.

«Realizamos este XV Campamento Tierra Libre para decir a Brasil y al mundo que estamos vivos y que continuaremos en lucha a nivel local, regional, nacional e internacional», dice la Declaración oficial de la movilización. En agosto se realizará una nueva movilización, la Marcha de las Mujeres Indígenas, que tendrá como tema «Territorio: nuestro cuerpo, nuestro espíritu».

Movilizaciones populares con fuerza

La CONTAG apoya la movilización de los indígenas y la ve como fundamental en esa coyuntura política que vive el Brasil. «Es extremadamente importante y simbólico ese movimiento que los pueblos indígenas hicieron en Brasilia, pues marca una gran reacción del pueblo organizado de Brasil contra las medidas del gobierno Bolsonaro, en ese caso relacionadas a los desmontes de los Ministerios y de las reivindicaciones de los pueblos», analiza Alberto Broch , vicepresidente y secretario de Relaciones Internacionales de la CONTAG.

Él cree que la época de las movilizaciones populares está empezando. «Creo que vamos a vivir un momento con movilizaciones de diversos sectores y grupos de la sociedad. Esto será necesario para que el pueblo brasileño no pierda conquistas y también paute al gobierno sobre sus necessidades», concluye.