Mujeres de CNFR trabajan constantemente por la igualdad de género

Hace más de tres décadas la Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR) inició un proceso de trabajo con mujeres de la producción agropecuaria familiar, que se profundizó y ha sido constante en los últimos diez años. Ello ha permitido colocar, tanto en la agenda de la gremial como en la pública, la búsqueda de la igualdad de género entre los integrantes de la agricultura familiar.

Es así que funciona un espacio de trabajo, denominado comisión de mujeres referentes del Sistema de Fomento Rural, integrado por unas veinte mujeres, todas dirigentes locales de organizaciones de base — algunas de ellas además pertenecen al Consejo Directivo de CNFR— interesadas en trabajar la temática de género.

Este espacio trabaja en asuntos gremiales, lo cual se complementa y se retroalimenta de una agenda de promoción de acciones locales y nacionales. Tiene también representación en diferentes espacios nacionales y regionales, donde se vincula con otras organizaciones de mujeres rurales y con diversas instituciones públicas relacionadas con el medio rural y la mujer.

Se han desarrollado tres encuentros nacionales de mujeres del Sistema de Fomento Rural, en los que han participado alrededor de 250 mujeres, realizando actividades que han motivado el intercambio de experiencias, de saberes, de acciones, etc. y que han creado una agenda gremial a nivel nacional.

Dicha agenda contiene diversos puntos centrales para las mujeres de la agricultura familiar. Entre ellos, se destacan: la importancia de legislar para que la mujer y/o el hombre sean cotitulares responsables de los emprendimientos productivos, con los mismos derechos y obligaciones en los diferentes organismos públicos, sin que ello signifique una carga económica adicional; políticas específicas de acceso a la tierra, al crédito, a la asistencia técnica y a proyectos productivos para las mujeres.

Se plantean además, una serie de temas que tienen que ver con la mejora de la calidad de vida de la población del medio rural y en especial de las familias de la agricultura familiar. Como por ejemplo: facilitar infraestructura para el cuidado de los niños en horarios que las familias deben desarrollar sus tareas; mejorar el acceso a la salud; mejorar la caminería de acceso a los predios familiares y las rutas; mejor acceso a internet para ampliar la conectividad; mayor formación para el desarrollo de la actividad productiva y la gestión.

Así también, las mujeres han colocado de forma reiterada su preocupación por la juventud rural y la escasa participación de ésta en la agricultura familiar, resaltando la importancia de valorizar el espacio de los jóvenes en dicho ámbito.

Otro tema bien importante es la violencia basada en género y, en tal sentido, preocupa la falta de recursos en el medio rural y el aislamiento en que se encuentra la mujer ante una situación de violencia.

En tanto, se destaca la necesidad de generar actividades de encuentro, intercambio y formación entre mujeres, que sirvan para fortalecer su rol en sus comunidades, sus organizaciones locales y su organización nacional.

Es así como este proceso de trabajo a nivel nacional ha sido el factor movilizador para que las mujeres comiencen a generar actividades a nivel local y a involucrarse en sus organizaciones de base y formar parte de los órganos dirigenciales. Se visualiza un alto número de organizaciones donde las mujeres han llegado a los más altos cargos; sin embargo, no hace mucho tiempo atrás éstas no participaban, o si lo hacían era resguardándose detrás de los hombres.

Múltiples factores que han ocurrido en Uruguay han contribuido al desarrollo de este proceso, pero la CNFR dio un gran paso cuando generó su primer Encuentro Nacional de Mujeres del Sistema de Fomento Rural, a partir del cual dicho proceso de visualización de las mujeres del medio rural, se ha profundizado.

En esta fase, el proceso ha estado dirigido hacia las mujeres, pero ha permitido que el tema género ingrese en la agenda gremial y sea cada vez más colocado en otros espacios de trabajo de CNFR, tales como: talleres, consejos directivos, acciones con jóvenes, etc.