22 julio, 2019

La sociedad civil presente en el lanzamiento del Decenio de la Agricultura Familiar

El 29 de mayo se realizó en Roma, el lanzamiento oficial del Decenio de la Agricultura Familiar. En el evento, participó Fernando López, dirigente de Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR) y de Coprofam, junto a otros representantes de la sociedad civil, la academia, el sector privado, las cooperativas, parlamentarios y dirigentes gubernamentales de los cinco continentes.

CNFR identifica este decenio como una oportunidad para visualizar el rol de la agricultura familiar y su potencial de aporte al desarrollo sostenible y como una forma de seguir profundizando en la construcción de políticas públicas diferenciadas para este sector mayoritario en el medio rural, así como para defender los avances logrados en los últimos años, en un marco regional de restricción y recortes de programas hacia la agricultura familiar.

El Decenio de la AF tiene como objetivo aportar una nueva perspectiva sobre lo que significa ser un agricultor familiar en un mundo que cambia rápidamente y destaca, como nunca antes, el importante papel que desempeñan los campesinos familiares en la erradicación del hambre y la construcción de nuestro futuro alimentario.

El decenio establece un Plan de Acción Mundial que proporciona directrices detalladas para la comunidad internacional sobre las medidas colectivas, coherentes e integrales que pueden adoptarse para ayudar a los agricultores familiares. Diseñado en base a siete pilares que se refuerzan mutuamente, recomienda una serie de medidas interconectadas que van del ámbito local al global.

El primero de los pilares, es crear un entorno político propicio para fortalecer la agricultura familiar; el segundo y el tercero son transversales a todos los demás: apoyar a los jóvenes y asegurar la sostenibilidad generacional de la agricultura familiar y promover la equidad de género en la agricultura familiar y el papel de liderazgo de las mujeres rurales. Los restantes plantean como elementos claves de trabajo, el fortalecimiento de las organizaciones de agricultores familiares y su capacidad para generar conocimiento y prestar servicios inclusivos en el continuo urbano-rural, mejorar la inclusión socioeconómica y promover la sostenibilidad de la agricultura familiar para conseguir sistemas alimentarios resilientes al cambio climático.