Población de Ayabaca paraliza labores en rechazo a proyecto minero Río Blanco

¡Agro Sí, mina No!, fue el clamor más escuchado durante la movilización realizada, el miércoles 12, por los campesinos y ronderos de Ayabaca – Huancabamba en la región Piura, quienes se oponen al proyecto minero Río Blanco al carecer de licencia social de los pobladores que consideran que la actividad extractiva en la zona significará el fin de la agricultura en perjuicio de cientos de familias.

La movilización y paralización en Ayabaca generó la suspensión de actividades del transporte, comercio, salud y educación. Por lo que la marcha contó con la presencia de todos los sectores de la provincia y delegaciones llegadas de provincias aledañas.

En el año 2017 se realizó una consulta vecinal en las provincias de Ayabaca y Huancabamba, en la que la población mayoritariamente se pronunció en contra de la minería y solicitan se declare intangibles los páramos andinos y el retiro inmediato de las oficinas de la empresa minera Río Blanco. Han solicitado al congreso legalizar la consulta.

El presidente de la Central de rondas campesinas de la provincia de Ayabaca, Rubén Jiménez Carrión, declaró a radio Cutivalú que su organización ha presentado una propuesta alternativa reemplazar al modelo extractivista que quieren imponer. Ellos plantean impulsar las actividades económicas de la agricultura, ganadería y turismo de manera sostenible.

“Necesitamos canales y pequeños reservorios para nuestra agricultura. Prácticamente toda nuestra agua se a la parte baja, y en San Lorenzo tenemos que pedirles, a veces quieren y otras no. Además, nuestra zona arqueológica de Aypate también está siendo muy visitada”, dijo.

Otra de las consignas escuchadas “queremos nuestra agua”, “vamos a luchar contra la mina”, refleja el sentir de la población y lo expresó la regidora del distrito Carmen de la Frontera en Huancabamba, Isela Torres Castillo, “Mi presencia acá es porque soy madre de familia y queremos dejarles a nuestras futuras generaciones un aire puro, el proyecto minero solo trae muerte, pobreza y destrucción… el gobierno debe invertir en proyectos que sean productivos a largo plazo […] queremos decirle al proyecto Río Blanco que nosotros no comemos oro”, expresó la también dirigente rondera.