Vinos, alimentos y carne, en guardia por el acuerdo con la Unión Europea

Se inicia hoy en Bruselas lo que podría ser el comienzo del fin de un largo proceso destinado a consensuar un tratado de libre comercio entre Mercosur y la Unión Europea. Tras 20 años de idas y venidas, el acuerdo parece estar más cerca, pero lo cierto es que aún hay aspectos importantes que separan las posiciones, en especial en el capítulo agrícola, en el que el bloque europeo mantiene su rigidez.
Se espera que el acuerdo pueda sellarse en los próximos días. Algunas versiones indican que podría ser el martes 25, aunque todavía hay mucho trabajo para llegar a la fumata blanca. La Argentina y Brasil -con diferencias- son partidarios de cerrar el acuerdo ahora, aún reconociendo que no los satisface del todo, en especial por la dureza de la UE por cuotas de mercado y la baja gradual de aranceles.
En este contexto, en la industria de alimentos y bebidas, el sector vitivinícola, productores de quesos y la industria cárnica alzaron su voz ante la falta de precisiones sobre el curso de la negociación.
“Hay incertidumbre y ansiedad por cómo se cierra el acuerdo”, admitió Ulises Forte, del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna, y aclaró que con Europa “la discusión está en el cupo de las cuotas de exportación, porque la oferta era magra”.
Frente al pedido de 300.000 toneladas anuales, la UE ofertó 100.000 toneladas, que se reducen a 35.000, descongeladas y sin hueso.
Sobre el impacto en el sector, una fuente de Copal (alimentos y bebidas), indicó que “hay preocupación en conocer los contenidos y los límites del acuerdo” y aclaró que “en la entidad habrá sectores a los que les vaya mejor y a otros peor”.
Carlos Fiochetta, director Ejecutivo de la Corporación Vitivinícola Argentina está “preocupado por no tener información del acuerdo y ante la posibilidad de baja inmediata del arancel a cero”. Hoy los vinos franceses, españoles e italianos pagan 20% de arancel en el país y 27% en Brasil, mientras que los productos argentinos ingresan a la UE con 4 o 5 por ciento.
“Necesitamos una convergencia arancelaria progresiva”, destacó Fiochetta, con un tiempo no menor a cinco años, porque “está en juego el mercado interno argentino”, enfatizó.

Puntos ríspidos:

  • 300.000 toneladas anuales pidió la industria cárnica del Mercosur pero el acuerdo se cerraría por 100.000 a repartir entre los cuatro países
  • 223 millones de dólares son los exportados en 2018 en productos vitivinícolas desde el bloque sudamericano. De esc total, los vinos argentinos capturaron u$s 219 millones
  • El secretario Horacio Reyserlldera al equipo de negociadores que buscará sellar el acuerdo

Fuente: El cronista comercial