El fortalecimiento de las alianzas entre organizaciones de agricultura familiar es estratégico para el Decenio

No hay duda sobre la importancia de los movimientos sociales en la construcción del Decenio de la Agricultura Familiar. Por eso estamos trabajando y fortaleciéndonos para hacer nuestro aporte.

Sin embargo, el éxito de la Década es una responsabilidad compartida entre todos: los gobiernos, los organismos internacionales, la sociedad civil y el mundo académico, y los agricultores familiares como protagonistas. Nosotros, como representantes de los agricultores, estamos conscientes del trabajo y los desafíos que tenemos el frente para ganar el apoyo de los gobiernos y la sociedad en la creación e implementación de marcos regulatorios e instrumentos de políticas públicas eficaces que satisfagan las necesidades y ayuden a los agricultores familiares a prosperar con la producción de alimentos saludables, tan importante para la soberanía y la seguridad alimentaria de nuestras poblaciones.

En ese momento, estamos tratando de construir estrategias de acción conjunta para fortalecer nuestro enfoque en los diálogos con los gobiernos, la sociedad y las agencias de cooperación internacional. Estamos trabajando en la búsqueda de cooperación, dialogando sobre las pautas de nuestras regiones e intercambiando experiencias y percepciones, para elaborar propuestas coherentes para llevar a nuestros gobiernos. También es importante buscar asociaciones con otros sectores, como los organismos internacionales FAO, FIDA e IICA, que son grandes facilitadores para la implementación de proyectos centrados en el desarrollo de la agricultura familiar. Todo esto en apoyo a um Decenio que pueda traer mejores condiciones de vida para los millones de agricultores que se dedican a la producción familiar, y que alcance el logro de las metasde la Agenda 2030 y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El Encuentro de Líderes de COPROFAM y PDRR, celebrado en la capital de Panamá, reunió a 40 organizaciones de agricultores familiares de 18 países de América Central y del Sur, demostró que dicha cooperación entre OAFs es posible y estratégica. En tres días de actividades, gracias al acuerdo de cooperación con la FAO, los líderes de ambas redes pudieron dialogar sobre la situación de la agricultura familiar en sus regiones y trabajar juntos en propuestas, conciliadas con los pilares del Plan de Acción Mundial del Decenio, que puedan mejorar el escenario em los países de las regiones. La idea es que estas contribuciones formen parte del Plan de Acción Regional del Decenio, que guiará el trabajo que se desarrollará en los próximos años.

Los espacios de diálogo como este, que hacen que las OAF trabajen juntas, son muy importantes y deben expandirse. No solo entre las organizaciones de agricultores, sino también de otros sectores de la sociedad civil que tienen que contribuir a la agenda de la agricultura familiar. Es en estos diálogos que se identifican y si proponen formalmente los instrumentos necesarios para fortalecer los sistemas alimentarios sostenibles y resistentes que el mundo necesita hoy.

Estamos fuertemente unidos y comprometidos con la misión que nos impone el Decenio de la Agricultura Familiar. Trabajaremos intensamente para que los próximos diez años sean de total prosperidad para la agricultura familiar de nuestras Américas y en todo el mundo.