23 julio, 2019

En Itapúa, la ONAC proyecta la construcción de viviendas dignas a 765 familias campesinas

En el departamento de Itapúa, familias agricultoras campesinas están enfocadas en el acceso a tan anhelada vivienda digna. Durante el último fin semana, Dionisio Cabrera, coordinador departamental de la ONAC, se reunió con los agricultores y agricultoras de las colonias San Roque, Monte Grande y Beato Roque, ubicadas en el distrito de San Pedro del Paraná. El motivo del encuentro, trabajar por los documentos requeridos por el ministerio de la vivienda dentro del marco del programa de construcción de viviendas a familias de escasos recursos.

‘La mayoría son familias humildes, muy trabajadora pero que no han podido por sí mismas construir una vivienda digna, que es una realidad de la mayoría de nuestra población, no solo en el área rural. Existe grandes déficits habitacionales en el país. Las familias no pueden permitirse el lujo de destinar lo poco que ganan para la construcción de una morada digna, porque en la economía familiar existen otras necesidades consideradas prioritarias como la salud, educación, agua, electricidad, entonces para satisfacer o minimizar estas necesidades invertir recursos por la vivienda familiar queda desplazada para el último lugar’, declaró Cabrera.

Añadió que, en área rural la situación es más complicada por la falta y/o por la poca efectividad de los programas públicas existentes. ‘Los agricultores campesinos no tienen condiciones de mejorar la calidad de su familia. Sin desmeritar los programas de asistencia a la agricultura familiar campesina emprendidas por el gobierno, pero hasta el momento no se avizora ningún resultado. La agricultura familiar campesina se encuentra abandonada en el campo, pues si analizamos no existe un rubro con un precio atractivo en el mercado, que pueda permitir a los agricultores familiares generar mejores ingresos. La población rural requiere de políticas en los ámbitos productivos y de comercialización’, indicó.

Detalló que en el departamento fueron beneficiadas más de 160 familias agricultoras con viviendas dignas, como resultado de la cooperación de la gremial con las instituciones del Estado. ‘Como organización, trabajamos con el gobierno municipal, departamental y nacional en busca de soluciones a los problemas de nuestro sector y uno de ellos es la vivienda digna. Las gestiones están muy avanzadas y muy bien encaminadas para garantizar el acceso a una casa digna a por lo menos 765 familias. La construcción de vivienda a la población rural es muy importante, pero no es la solución definitiva a sus problemas’, recalcó.

Agregó que en el departamento los trabajos abarcan 19 asentamientos legalizados de la ONAC, prácticamente sin descanso. ‘Muchas veces no hay fin de semana ni feriado; no hay lluvia, frío ni calor. El dirigente, además de lo organizativo, tiene un compromiso y desempeña un rol social. Asume una obligación moral de servicios a la comunidad, a las personas y de defensa de la agricultura familiar campesina’, resumió Cabrera la figura del dirigente al término de la reunión en la Colonia San Roque, el domingo último.