22 julio, 2019

Helada devastó cultivos de la agricultura familiar campesina

La helada, registrada el sábado y domingo, dejó como resultado cuantiosas pérdidas a los agricultores de la agricultura familiar campesina en todo el país. Los rubros más afectados son sandía, tomate, locote y zapallo. El domingo por la mañana, la Red de Estaciones Meteorológicas Automáticas de la Dirección de Meteorología registró temperaturas de -2.4 °C y -2.9°C, la temperatura más baja en lo que va del año en Paraguay. En algunas zonas, los cultivos, que se encontraban en etapa de crecimiento, se perdieron totalmente.

Los rangos usuales de bajas temperaturas oscilan entre los entre 0°C y 1°C, por lo que registros de temperaturas menores a los 0° C son raros por eso ocasionan grandes daños a la agricultura familiar. ‘En el momento, es difícil cuantificar las pérdidas a consecuencias de la helada de los últimos días, que afectó todo el país. Gran mayoría de los agricultores de la agricultura familiar campesina están desprotegidos contra los fenómenos climáticos, aunque a sabiendas que es temporada de helada, los agricultores familiares, cuyos cultivos no cuentan con la mínima protección necesaria, no pudieron hacer nada para proteger el plantío de los efectos de las bajas temperaturas’, subrayó Gabino Medina, secretario general de la ONAC.

En Yaguaron, departamento de Paraguarí, los termómetros marcaron a -1°C en la mañana de sábado y domingo pasado. ‘Las bajas temperatura de los últimos días afectó a los cultivos de los agricultores de nuestra comunidad. Es difícil proteger las plantaciones de la temperatura anormal para la localidad registrada últimamente. En mi caso, las plantas de locote están todos muertos, pero generalmente esta hortaliza puede volver a brotar e igualmente producir, aunque lleva un poco más de tiempo para la recolección de los pimientos. En cambio, las plantas de la frutilla no sufrieron el efecto de la helada’ declaró Ramon Zarate, joven agricultor de esa ciudad.

En Itapúa, sábado y domingo, el campo amaneció cubierto por la nieve que sorprendió a los pobladores del departamento. ‘A pesar de ser la zona geográfica más fría del país, nunca antes tuvimos una helada de esta magnitud. Llegó en un mal momento, porque el suelo está seco y así las plantas son menos resistentes a la helada. Todos los cultivos de temporada están prácticamente perdidos. Así también, las plantas frutales como mamon y banana están todos muertos. Igualmente, las familias que tienen vaca lechera son doblemente perjudicadas, porque enfrentarán dificultades para alimentar a los animales, ya que los pastos están todo seco. Ahora que estamos en periodo de seca aumenta la probabilidad de un gran incendio en el campo’, sostuvo Dionisio Cabrera agricultor de San Pedro del Paraná.

Desesperados, los agricultores familiares se ingeniaron para salvar los cultivos, que mayormente son desprotegidos, no pudieron hacer nada contra la naturaleza. Algunos pasaron la madrugada regando las plantas, otros encendieron grandes fogatas en el medio de las parcelas cultivadas para minimizar el efecto del frío, pero todo fue en vano. La agricultura familiar campesina, con poco acceso a infraestructuras, tecnologías e innovaciones técnicas, es constantemente castigada por los fenómenos naturales.