Mineros de oro matan líder indígena y invaden pueblo en Amazonas. Policía trabaja para evitar conflictos

Al menos una docena de mineros de oro han invadido una reserva indígena en la región amazónica brasileña, ubicada en el estado norteño de Amapá, según funcionarios de la agencia brasileña de derechos indígenas Funai. Días antes, una líder de la aldea de 68 años, Emyra Wajãpi, había sido encontrado muerta con heridas de cuchillo.

Los indígenas del lugar “corrieron por miedo” después de que el grupo ocupara parte de la reserva indígena Wajãpi, de 600,000 hectáreas, dijeron periódicos brasileños como Folha de Sao Paulo. Según el periódico brasileño O Globo, los “garimpeiros”, una expresión utilizada para designar exploradores de oro y diamantes, seguirán acampando en el sitio, más específicamente en el pueblo de Yvitotõ, a 40 minutos de Mariry, donde huyeron los indios. El número de personas responsables de la invasión aún es incierto: el diario se refiere a una nota interna de Funai, que culpa a un grupo de 10-15 hombres. Sin embargo, las fuentes de la tribu indígena hablan en un número de alrededor de 50 hombres.

El miércoles pasado, el líder Waiãpi había sido asesinado por un grupo de mineros que serían las mismas personas responsables de la invasión. Los indios restantes huyeron del área y fueron a la aldea vecina de Mariry, dijo O Globo, donde se escucharon disparos. Hubo varias llamadas a la policía donde los lugareños y los políticos locales pidieron ayuda por temor a un “baño de sangre”, dice The Guardian.

“Los garimpeiros han invadido el pueblo y están allí hasta ahora. Están extremadamente armados. Es por eso que estamos pidiendo ayuda a la policía federal “, dijo Kureni Wajãpi, un nativo de 26 años de la misma tribu. “Si no se hace nada, atacarán”, cita el periódico británico. La alcaldesa de Pedra Branca, Beth Pelaes, una ciudad cercana, agrega que el pueblo es tradicional y solo recibe visitantes autorizados previamente.

 

Ministerio Público Federal investiga

Según el MPF, los agentes del Policía Federal y el Batallón de Operaciones Especiales de la Policía Militar (PM) condujeron al área el sábado por la noche, ubicado en la ciudad occidental de Pedra Branca do Amapari, para evitar la agravación de los conflictos “.

La Funai informa: “Con base en la información reunida por el equipo de campo, podemos concluir que la presencia de invasores es real y que el clima de tensión y emoción en la región es alto”. Los indios, según Funai, se concentran en la aldea Mariry, a unos 40 minutos a pie de Yvytotõ. La agencia aconsejó que los nativos eviten cualquier contacto con los invasores, para evitar intensificar sus espíritus.

Funai también habló sobre el informe de la muerte de la indígena Emyra Waiãpi, el 23 en Mariry Village, y dijo que necesita más información sobre el caso. Según el informe del concejal Jawaruwa Waiãpi (Rede), indígena de la región, la víctima era un líder del pueblo.

“Con respecto a la denuncia presentada por el indígena Aikyry Waiãpi sobre la causa de la muerte de su padre, Emyra Waiãpi, el 23 en Mariry Village, esto fue motivado por el ataque de los no indios tratados en este memorándum, pero necesitamos más información sobre el sujeto, y no es posible levantarse sin ir al lugar donde se produce la invasión, al que se accede por un tramo de tierra (vehículo), un tramo por agua y otro tramo de tierra a pie “, dice la nota.

La denuncia fue hecha por Jawaruwa Waiãpi al senador Randolfe Rodrigues (Red). El congresista, en video en las redes sociales, dijo que llamó a la Policía Federal y al Ejército para enviar militares y evitar enfrentamientos.

En una red social, Silvia Waiãpi, quien es de la misma etnia y hoy dirige la Secretaría Especial de Salud Indígena (Sesai) del Gobierno Federal, dijo que también pidió a las fuerzas de seguridad que actúen en el lugar de la supuesta confrontación.

Por nota, el Consejo de la Aldea de Waiãpi habló y divulgó información recopilada de los pueblos indígenas de la región, destacando que “la muerte no fue presenciada por ningún Waiãpi y solo fue descubierta a la mañana siguiente [23 de julio]”.

La agencia citó que se encontraron rastros alrededor de la aldea que indican que la muerte del líder indígena fue causada por “no indígenas”. El consejo confirma que hubo una invasión de hombres que se establecieron en una de las casas de la aldea Mariry.

El grupo llamó a las agencias de seguridad, pero antes de eso no informaron evidencia de confrontación armada, aunque estaban de guardia cerca de la ubicación de los invasores.

Por nota, el Colegio de Abogados de Brasil (OAB) también comentó sobre el caso, diciendo que las medidas administrativas y judiciales deben tomarse con urgencia para garantizar la integridad del pueblo Waiãpi y evitar nuevos conflictos.

“Que se encuentre la noticia de la ocurrencia de crímenes de asesinato y flagelo posesivo, de modo que, respetando el derecho contradictorio, el amplio derecho de defensa y el debido proceso legal, los autores de los delitos sean castigados penalmente”, dijo el comunicado.

 

Informaciones de los sitios de noticias Observador y G1.