Capacitación de líderes en gestión de políticas públicas para la AF: sembrando para el futuro

La “Capacitación de Líderes en Gestión de Políticas Públicas para la Agricultura Familiar” se desarrolló entre el 23 y el 26 de julio, en Termas del Arapey, departamento de Salto,  en el marco del trabajo conjunto entre la Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR), la Asociación de Mujeres Rurales del Uruguay (AMRU) y la Confederación de Organizaciones de Productores Familiares del Mercosur (COPROFAM) y gracias al acuerdo entre el FIDA y dicha confederación, que se inició en el 2018 y tiene una duración de tres años.

El objetivo principal de la actividad fue fortalecer las capacidades individuales y colectivas de líderes para mejorar la organización, representación y defensa de los intereses y derecho de los agricultores familiares y motivar el liderazgo político sindical-gremial para la incidencia en todo el ciclo de políticas públicas para la Agricultura Familiar, Campesina e Indígena (AFCI), el desarrollo rural, la soberanía y la seguridad alimentaria. Se planteó los siguientes objetivos específicos: contribuir a la formación de líderes de las organizaciones sobre el escenario en que se encuentra la AFCI en el modelo de desarrollo rural, la organización sindical-gremial y el liderazgo necesario para la incidencia calificada en el diseño, implementación y evaluación de políticas públicas para la AFCI; contribuir a la construcción de una visión socio-económica crítica y propositiva que colabore con la búsqueda de soluciones a las necesidades y demandas de los agricultores familiares, para fortalecer la representación y la representatividad político-sindical de la AFCI y avanzar en la construcción e implementación de políticas públicas para la AFCI, contemplando la perspectiva de género y juventud; fortalecer capacidades de reflexión, gestión y elaboración de propuestas, favoreciendo la conducción interna de sus organizaciones los participantes, desarrollando habilidades y representar mejor a la AFCI; constituir espacios de intercambio de experiencias organizacionales y personales, para estimular su identidad como sector y para potenciar la articulación de iniciativas conjuntas y propuestas alternativas de políticas públicas para la AFCI; fortalecer capacidades de los dirigentes para abordar alianzas con otros actores de la sociedad: los consumidores, otros gremios, la academia, el sector privado.

Al culminar la capacitación, Mario Buzzalino, presidente de CNFR, la evaluó muy positivamente desde varios puntos de vista. En primer término, la información que se entregó a los participantes es de absoluta importancia “porque un buen líder, además de las aptitudes y las características personales que esto supone, implica también que necesariamente debe manejar el máximo de información posible; un líder no debe solamente orientar o predicar con el ejemplo, sino que tiene que tener la posibilidad de transmitir esa información para levantar el nivel de todos, el líder no piensa solamente en sí mismo, debe pensar en la comunidad”. En segundo lugar “se está mostrando a la COPROFAM que siempre queremos ver: activa, llegando a la gente que le tiene que llegar y, sobre todo, por nuestra condición de agricultores familiares, sembrando para el futuro. En la medida que podamos posibilitar la aparición de nuevos líderes vamos a tener agricultura familiar, COPROFAM y CNFR por mucho tiempo más”, agregó.

Buzzalino también destacó la evolución importante en el relacionamiento interno entre las organizaciones de COPROFAM en Uruguay, ya que el haber realizado una nueva actividad en conjunto con AMRU (organización con la que tenemos muchas cosas en común; somos distintas ramas de un mismo tronco) nos hace crecer a todos.

“Otro aspecto importante es que luego de terminadas las reuniones, en los “mano a mano” hay una mezcla entre la información recibida y el compartir las experiencias de cada uno que son muy ricas, porque provenimos de zonas y de rubros muy diferentes y, por lo tanto, de realidades diferentes. Y, sobre todo, se percibe a los dirigentes que han participado en otros eventos de la COPROFAM, porque esa mirada internacional, esa perspectiva más amplia que da ese tipo de participación fortalece muchísimo al dirigente y también a la CNFR. Mi recomendación es seguir en ese camino, dándole posibilidades a los agricultores familiares para se desarrollen, reiterar este tipo de capacitaciones, porque son positivas para todos y eso se debe reflejar en nuestra sociedad en general”, finalizó.

Por su parte, Diego López, consejero de CNFR, opinó que la capacitación fue muy buena “más aún en mi caso, que soy joven y que estoy aprendiendo acerca de la actividad gremial en CNFR. Este tipo de actividades no solo contribuye a la formación gremial, sino también al crecimiento personal, porque se afianza la integración social con otros compañeros provenientes de otras organizaciones de base, compartiendo experiencias de vida y productivas. Se comparten, no solo las dificultades y problemas que tenemos, sino también las soluciones que se han tomado, que sirven de experiencia para otros más jóvenes que podemos aprender de esos procesos y, a veces, acortar camino para llegar a la a la solución más rápidamente”.

En cuanto al trabajo en grupos, López consideró que es un aprendizaje constante “que nos va nutriendo y lo vamos trasmitiendo a los dirigentes y socios de nuestra organización de base. A veces sucede que los productores solo ven el valor de la SFR cuando existe un proyecto y no ven el recurso de la organización que, a través de CNFR, puede incidir en los espacios de diálogo donde se tiene representación para solucionar determinada problemática, que no solo es el tema económico, sino que la mayoría de las veces son temas burocráticos que se pueden resolver a través de CNFR. Es una herramienta que a veces no la visualizamos, en mis primeros pasos como dirigente yo no conocía la influencia y alcance de la organización madre, hoy lo sé y quiero trasmitirlo a los productores que representamos y a la organización de donde venimos”.