Asociación de agricultores realizan venta conjunta de yerba mate en Caazapá

“El deseo de cada familia agricultora es vender a mejor precio la producción, pero al momento de la comercialización siempre aparece el intermediario, quien finalmente se quedaba con la mayor parte del valor de los productos. La asociación es una de las formas que tiene los agricultores de la agricultura familiar campesina para obtener mayores beneficios de la venta del fruto de su trabajo”, declaró el presidente de la Asociación de Productores Agroforestales y Servicios de Kavaju Kangue, Roque González.

El dirigente dijo la asociación nació con el objetivo de organizar la producción y comercializar en forma conjunta la producción para generar ingresos. “En Paraguay, unos diez años atrás el concepto y el enfoque de la agricultura familiar campesina era otro, ni siquiera se hablaba sobre la venta de la producción. Durante años, el propósito de la producción familiar era netamente de autoconsumo y cuando se presentaba alguien que quería comprar la producción, la familia agricultora vendía a cualquier precio. Por esa razón que los intermediarios son figuras tradicionales, considerados indispensables, en la cadena de comercialización de los productos de origen campesina. Infelizmente, para acceder al mercado, la producción familiar debe pasar por el intermediario”, precisó.

Indicó que el modelo de comercialización causó daños que permanecen hasta la actualidad. “Una de las consecuencias, es la falta de políticas públicas para la agricultura familiar campesina. Instaló en el imaginario social la creencia de que la familia campesina al producir alimentos para el autoabastecimiento ya no necesita nada; como si fuera que no tiene otras necesidades. Un estereotipo que provoca la exclusión de la población rural de los programas de gobierno. Hasta hoy día, es normal escuchar en las ciudades expresiones discriminativo sobre el campesinado paraguayo”, subrayó.

Así también, recalcó la dificultad que tienen los agricultores familiares de conformar una organización asociativa como otras de las consecuencias del modelo de comercialización. “Formar parte de una organización significa una emancipación del sistema explotador y un acto de rebeldía contra el statu quo. A los que se benefician del campesinado (partidos políticos, comerciantes, empresarios y sectas religiosas, sin distinción), no les gustan la idea que una familia campesina integre o forme una organización mínimamente estructurada. A ellos conviene que cada agricultor/a familiar esté aislado”, puntualizó.

Agregó que por estas razones decidieron conformar la asociación y contra todas las adversidades avanzaron en la comercialización conjunta, en este caso de hoja de yerba mate, entre todos los socios. “La Asociación integra familias agricultoras. Para llegar hasta donde estamos, superamos muchas dificultades, principalmente la falta de apoyo de las instituciones del Estado, pero tenemos contrato de cooperación con una empresa empaquetadora de yerba mate, que incluye asistencia técnica y comercialización directa. Además, iniciamos a trabajar con la gobernación”, informó.