La catástrofe de la agricultura familiar campesina, el pariente pobre del agro

Podemos decir que estamos viviendo una catástrofe por la disminuida cantidad de agua que hay y la poca nieve que ha caído en la cordillera. Y las heladas que ha habido han generado que mucha gente haya perdido sus cosechas y no haya podido reponerse. Sin duda, son los pequeños productores los más afectados.

Nosotros estamos en una zona semiárida (región de Coquimbo) que le ha tocado vivir situaciones complejas en donde si no es una helada, es la sequía la que afecta. Entonces creemos que el Estado no solo debe declarar la región como zona de emergencia agrícola o de emergencia hídrica, sino de plano, declararla como zona de excepción. Es decir, que siempre deba haber un apoyo a este sector.

Estamos hablando por ejemplo, que en la comuna de Monte Patria llevamos casi 16 años de sequía, y eso amerita que el Estado deba implementar una suerte de zona de excepción como se hace en otras áreas. Por ejemplo, en el sur cuando un volcán truena y se genera una emergencia, ellos ya cuentan con toda la logística para enfrentar eso.

Por eso, por las características de nuestra región y cada vez que diversos fenómenos nos ha afectado como la sequía, la gente se ha ido a las ciudades inmediatamente, porque ya no ven futuro en el lugar. Y como no hay políticas de Estado para el desarrollo, se piensa que simplemente esto se soluciona declarando zona de emergencia, pero no es así, porque todos los años ocurre lo mismo.

Además, el costo de producir un metro cuadrado hoy es muy caro, porque las semillas son caras, los insumos son caros, el agua es cara, la mano de obra también. Uno de verdad se pregunta cómo aún existe la agricultura. La misión del ministerio de Agricultura es proteger e impulsar este sector, y si hay que subsidiar, habrá que subsidiar simplemente.

Nosotros (las organizaciones campesinas) hemos planteado que aquí debe haber un compromiso del Estado, porque hasta ahora, no ha estado a la altura del problema. Ya estamos teniendo gente sin trabajo, jóvenes sin trabajo, hogares en donde todos sus miembros están cesantes. Hay gente que lleva hasta dos o tres meses sin trabajo. ¿Cómo pagan sus cuentas? Porque a las empresas de agua y luz solo les interesa cobrar, y si la persona no paga, le cortan los servicios. A ellos no les interesa eso. Aquí tenemos un problema social, económico y productivo. Esto no es un tema entre privados.

Lamentablemente la agricultura familiar campesina es el pariente pobre del agro, porque los pequeños agricultores siempre tienen que estar esperando que el Estado haga un programa para que ellos puedan acceder a mejoras. Además, al momento de entrar a un programa, se cuestiona si el agricultor está moroso, o si tiene otros problemas.

Fidel Salinas

Presidente del Sindicato Pequeños Agricultores de El Palqui